Saltar al contenido

Se quita la vida joven dentro de los separos de San Andrés Chicahuaxtla

Un joven de 32 años identificado como Wilfrido M. L., murió mientras estaba detenido en los separos de San Andrés Chicahuaxtla, en el municipio de Putla de Guerrero. Las autoridades locales confirmaron el deceso y afirmaron que se trató de un suicidio.

Rubén Vásquez Hernández, agente municipal de Chicahuaxtla, explicó en entrevista que el fallecimiento del Wilfrido, quien formaba parte de la sindicatura de esta localidad, ocurrió la tarde del pasado domingo, entre las 4 y las 7:30 de la tarde, en la cárcel de San Andrés Chicahuaxtla.

Según la versión de las autoridades, el joven acudió a la agencia municipal en estado de ebriedad, donde ofendió a los presentes y comenzó a “retar a la autoridad y agredir a los demás que estaban ahí”, por lo que fue detenido y apresado en los separos.

“Logró tirarme en el piso, yo no puse resistencia, me levanté y nuevamente volvió a tirarme. En el lugar estaban varias personas. Enseguida le comenté a los elementos de la policía y a otros integrantes de la autoridad que estaban ahí que lo pusieran en los separos, para que no hiciera más escándalos”, detalló Rubén Vásquez.

Wilfrido había acudido a la reunión que dos días antes había convocado el agente para planear la próxima fiesta patronal de Chicahuaxtla.

“Cuando terminamos la sesión de cabildo, como a las como a las 19:30 de la tarde, les informe a los que entraban en turno que Wilfrido había sido detenido por escándalo. Pero cuando fueron a revisar la cárcel, el mayor de vara con otros policías, ya para liberarlo, lo localizaron sin vida.  Entonces regresaron a decirme que Wilfrido estaba sentado, pero ya no respiraba, entonces acudí a confirmar y efectivamente ya no tenía pulso”, agregó. 

El agente municipal de Chicahuaxtla reconoció que no se siguió el protocolo de seguridad al momento de detener al joven, pero aseguró que éste no presentó resistencia. 

“No cumplimos con el protocolo como un detenido que haya cometido algún delito grave, sino que como integrante del Cabildo y como compañero, los que lo detuvieron simplemente lo llevaron a los separos, tampoco él puso resistencia para estar ahí”. 

La detención, afirmó,  sólo sería mientras terminaba la reunión de Cabildo; sin embargo, al buscarlo para ponerlo en libertad ya estaba sin vida. 

“No hizo como tal lo de quitarle su cinturón, sus agujetas, como se hace normalmente. Reitero que por ser compañero del Cabildo simplemente se puso en los separos, en lo que terminábamos nuestra reunión, para ponerlo en libertad y que fuera descansar”. 

Tras el deceso, las autoridades mandaron a llamar a una enfermera de la comunidad para que verificará el fallecimiento de Wilfrido M.

“Estamos en la mejor disposición para cualquier aclaración de los familiares, así como de las autoridades correspondientes para que resuelvan el caso. Igual, sabemos el derecho de los familiares de la víctima para que pudieran proceder conforme a derecho, para que no quede impune el tema, si es que así lo ven, como injusticia por parte de nosotros”, agregó Rubén Vázquez.