Saltar al contenido

Invitan a visitar Ajolotario en Pachuca para promover conservación

Todo empezó hace 6 años con dos ejemplares; dos pequeños ajolotes fueron el inicio de la gran aventura y experiencia que comparte Néstor García con los visitantes a este lugar, el ajolotario Miquiztli Xolotl, mismo que está abierto al público los días sábados.
 
Con el paso del tiempo los dos ajolotes con los que empezó su amor por esta especie animal fueron reproduciéndose y hoy en día ya son más de dos mil, entre crías y adultos, albergados en piletas y peceras con todos los cuidados que ellos necesitan para sobrevivir.
 
Los ajolotes están considerados como una especie en peligro de extinción debido al exterminio de su hábitat por parte de los humanos, Néstor, creador de este ‘santuario’ dio a conocer que por ello nació la idea de cuidarlos y ayudar a que sigan procreándose, igualmente de informar a la gente sobre sus cuidados principales y hacer conciencia para así evitar que sigan muriendo.
“Todo nació por la necesidad de hacer conciencia ambiental a las personas, la importancia de conservar al ajolote y todo el sistema en el que vive, porque no somos conscientes de eso y estamos acabando con mucho. Tenemos que lograr su conservación y aquí tratamos de mantenerlos en las condiciones más cercanas a lo natural”, señaló.
 
Este sitio ubicado en la colonia Morelos, conserva ajolotes de diversos tipos entre ellos el ajolote mexicano.
 
Esta especie es originaria de Xochimilco y es un animal neoténico lo cual quiere decir que presenta caracteres larvarios durante todo su ciclo de vida, sin embargo, existe la posibilidad de que se transformen en una salamandra.
 
Cada visita programada tiene una cuota de recuperación de 60 pesos, con ello tendrás acceso a visitar el estanque y peceras para observar a los ejemplares, además de aprender mucho sobre ellos pues Néstor se encarga de compartir todos sus conocimientos sobre los anfibios.
 
“Sobretodo criamos los ejemplares negros que son los originales, para que no haya problema con su genética. Hay una cría controlada y es una actividad que requiere de mucho tiempo ya que su cuidado es constante, requieren filtros, bombas, oxigeno, estar al pendiente de ellos a la hora que manden”.
 
Además se realizan diversas actividades como concursos; el último que se hizo fue de alebrijes; también hay venta de souvenirs como peluches y llaveros en forma de ajolote. Con el dinero recaudado se da mantenimiento a las peceras y se compra comida ya que los ajolotes son alimentados con una lombriz acuática especial que es traída para ellos desde Cuernavaca.
 
“Se le da sobretodo a los más pequeños y se obtiene raspando a las orillas de los ríos, pero se debe lavar varias veces al día, se debe tener cuidado y yo lo lavo 3 veces al día para que se mantenga vivo y mantenerlo a la sombra fresca; esto es en cautiverio ya que en su estado natural el ajolote es un depredador, come mosquitos, acociles y otros pequeños insectos de su ecosistema”.
Para agendar una cita en el ajolotario en Pachuca se puede contactar por medio de la página de Facebook del mismo Ajolotario Miquiztli Xolotl.