Saltar al contenido

Adiós a “El Niño” Metinides

El célebre fotógrafo que retrató las tragedias humanas murió ayer a los 88 años; su obra, construida a lo largo de medio siglo, ha generado libros y documentales.
Enrique Metinides, fue uno de los fotoperiodistas de nota roja más importantes de México, falleció la mañana de ayer, 10 de mayo, a los 88 años de edad, dejando una obra fotográfica construida a lo largo de 50 años dedicados a capturar las tragedias humanas. Es recordado, en especial, por su trabajo para el periódico La Prensa, medio en el que empezó su trayectoria, así como su colaboración con la Cruz Roja, donde, además de fotografiar accidentes y heridos, creó el sistema de claves radiales que hasta la fecha usa la institución.
Debido a su trayectoria precoz se le apodó “El Niño”, tuvo su primera cámara a los nueve años y publicó su primera foto en La Prensa a los 11. Su época más activa abarcó tres décadas, de 1949 a 1979, cuando registró accidentes viales, asesinatos, suicidios y desastres; sin embargo, su carrera abarcó casi medio siglo. Registró algunos de los acontecimientos más relevantes del México contemporáneo, algunos de sus trabajos abordan el enfrentamiento entre politicos, en el marco de las elecciones del expresidente Adolfo Ruiz Cortines, y el terremoto de 1985.
La concepción estética que hizo de la nota roja lo llevó a exponer en recintos internacionales como la sede del consorcio Casa de América en Madrid; The Photographers’ Gallery en Reino Unido. Entre las exposiciones recientes que tuvo en México destacan Una crónica de la nota roja en México: De Posada a Metinides y del Tigre de Santa Julia al crimen organizado, montada en 2017 en el Museo del Estanquillo, y El hombre que vio demasiado: Enrique Metinides (1946-2016). 70 años de trayectoria, con curaduría de la cineasta ganadora de la beca Guggenheim, Trisha Ziff, en colaboración con Isabel del Río, en el Foto Museo Cuatro Caminos, en 2016.
Trisha Ziff aseguró en una entrevista que Metinides siempre fue un periodista a quien la entrada en el mundo del arte lo tomó por sorpresa, sus imágenes son informativas, de eventos, él encontró una humanidad, un punto de vista de la gente para ver las cosas. Él es un icono en la historia de la fotografía mexicana que al mismo tiempo está la influencia en su trabajo del cine de la década del 40 en México y el cine internacional. Sobre la concepción estética del fotoperiodista, la cineasta puntualizó que no sabe si se trata de una poética de la violencia, debido a que las fotos tomadas por el fueron con fines informativos y no estéticos. También recordó que en sus últimos años, el fotógrafo se sentía muy vulnerable ante la violencia, quizá por todo lo que registró en su carrera.