Saltar al contenido

Actualización del caso “Justicia para Maple” perrito entregado muerto por entrenador en CDMX

Maple, el perrito de ocho meses de la raza Shiba Inu que acudió a un campamento en la Ciudad de México y que supuestamente murió por la mordedura de una serpiente no falleció el día que le dijeron a sus dueños y que le entregaron la urna con las supuestas cenizas del can.

Adriana Mondragón, dueña de Maple, dio a conocer en sus redes sociales que de acuerdo con las últimas investigaciones de la Fiscalía de la Ciudad de México, instancia ante la que interpuso una denuncia ante las irregularidades por la supuesta muerte de su perro, el proceso de cremación de Maple no fue a consecuencia de la mordedura de una serpiente.

La joven explicó que la madrugada del 8 de julio no fue la fecha en la que supuestamente murió su cachorro como aseguró el entrenador, quien llevó a Maple a un campamento de You Can Dog Training, sino que la supuesta muerte ocurrió una semana antes si es que realmente sucedió.

Agregó que varios días antes de esa fecha se solicitó un proceso de cremación y que durante todo ese tiempo hasta el día que supuestamente murió su lomito estuvieron recibiendo videos y fotos de Maple en el campamento que les enviaba el entrenador.

“Nosotros, junto al equipo legal que nos ha acompañado en todo este proceso, no pararemos hasta saber qué lo es lo que verdaderamente sucedió y lograr que, en el caso de que haya existido alguna negligencia o conducta dolosa, se haga justicia y se castigue a quien haya participado”.

Mondragón reconoció que aunque su experiencia ha sido dolorosa desde el día en que les notificaron la supuesta muerte de Maple esta situación puede llevar a traer beneficios en favor de los animales, pues consideró que hacen falta leyes que reconozcan la vida de ellos “más allá de verlos como objetos”.

“Tenemos que promover la supervisión de las autoridades respecto de las empresas que prestan servicios relacionados con el cuidado de los animales, considerando que su vida y salud es una gran responsabilidad. Quienes prestan dichos servicios deben estar a la altura de tal encargo”.

Maple tenía problemas al interactuar con otros perritos, por lo que sus dueños buscaron a alguien que les ayudara a corregir esta conducta de su lomito y fue que encontraron a Antonio.

Desde el 17 de abril tuvieron varias sesiones en casa y se veían los avances de Maple, pero su entrenador les recomendó llevarlo a un campamento y aceptaron. El lomito regresó y nuevamente vino otra recomendación de llevarlo de nuevo para reforzar lo aprendido, por lo que el entrenador les dijo que era necesario llevárselo dos semanas.

Sin embargo, cuando era tiempo de regresar a casa los dueños de Maple recibieron una llamada por la madrugada de la novia del entrenador avisándoles que él iba camino al veterinario con el lomito porque chillaba y creían que lo había picado una serpiente.

Aunque pidieron el nombre de la veterinaria a la cual había sido trasladado no les dieron la información. En otra llamada ella les informó que supuestamente Maple había muerto por la mordida y no había resistido por su edad, por lo que lo iban a cremar, algo en lo que no estuvieron de acuerdo sus dueños.

Al final, fueron citados afuera del Deportivo Xochimilco por la madrugada donde les entregaron una urna con las supuestas cenizas de Maple y aún y cuando les pidieron llevarlos a la clínica donde realizaron el proceso, ya que no había fotos, se negaron. Desde entonces los dueños del lomito han buscado una explicación y justicia.