Saltar al contenido

En Yucatán, se ha saneado 77 cenotes, durante los últimos tres años

 

Se recuperó 285 kilogramos de residuos sólidos del cenote Xi’im Ha, en la localidad de Tixhualactún, Valladolid, gracias al trabajo coordinado de la administración que encabeza el Gobernador Mauricio Vila Dosal, con la empresa Empaques NOVA, Fundación Bepensa, el Ayuntamiento de ese municipio, organizaciones civiles y la ciudadanía local.

Lo anterior se efectuó en el marco de la Estrategia de Recuperación Integral de Cenotes y Grutas del Estado (Ericgey), que impulsa el Ejecutivo a través de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) y, a la fecha, suma 77 espacios saneados, en los últimos tres años.

Buzos especializados de la dependencia y voluntarios sacaron, del sitio, bolsas de plástico, latas de aluminio, envases de unicel y otros desechos, separaron los revalorizables y trasladaron los demás para su adecuada disposición final, con lo que se impide que sigan contaminando el manto acuífero.

Asimismo, se realizó una Feria Ambiental, con juegos y actividades infantiles, una presentación de los comediantes Cuenta Cuenteros, pláticas sobre manejo de residuos y donación de plantas del programa Arborizando Yucatán, para la reforestación de parques cercanos.

También, Empaques NOVA entregó a la demarcación seis contenedores, destinados a la gestión de desechos sólidos urbanos; con todo lo anterior, se fortalece la educación ambiental y una cultura de sustentabilidad, y se contribuye con que el cenote y sus alrededores se mantengan limpios.

Se contó con la presencia de los Ha’Kanules, Guardianes del Agua, que toman muestras con sus laboratorios portátiles, para monitorear la calidad del líquido en estos ecosistemas, la cual impacta directamente en la salud de la población.

Ericgey comprende acciones en seis ejes: Conservación y recuperación de cuerpos kársticos, Educación y sensibilización ambiental, Investigación, Difusión, Gobernanza y aprovechamiento sustentable, así como Gestión y coordinación interinstitucional.

Yucatán cuenta con una de las topografías más complejas e interesantes del mundo, pues sus cenotes albergan una biodiversidad única y vestigios arqueológicos, además de que son uno de los accesos principales al agua dulce, por lo que son clave para la vida humana.