Saltar al contenido

Utilizan drones para polinizar los frutales ante la falta de abejas.

Los hortelanos lo estamos pasando mal porque no quedan abejas para la polinización. Aunque el problema más grave es que falta mano de obra”, afirma un agricultor. ¿Qué hacer cuando no hay abejas para polinizar los árboles frutales? En Seosan, Corea del Sur, han encontrado una solución tecnológica. Utilizan drones, que rocían los manzanos con una sustancia que facilita la polinización. Y es que los drones también reemplazan a la polinización manual realizada por obreros del campo, que resulta un 25 % más cara. “Los drones pueden polinizar uniformemente y pueden tener aún más éxito si se utilizan agentes de atracción de abejas”, explica Kim Gap-sik, responsable del Gobierno local.

Seosan va a probar este sistema de polinización con drones en 14 huertos de manzanos y comprobar la producción y la calidad de la fruta antes de extender su uso.

Sin embargo, esta tecnología no soluciona el problema de fondo, la desaparición de las abejas melíferas esta primavera en Corea del Sur, dicen que debido al cambio climático. Por otra parte, los apicultores británicos manifiestan lo siguiente:

Durante décadas, los apicultores británicos han importado abejas desde países más cálidos, para reponer los enjambres y para polinizar los frutales.

Pero con el Brexit la importación de abjeas ha quedado prohibida.

Para Patrick Murfet, apicultor de Kent, es una calamidad, Ahora se arrepiente de haber votado por el Brexit nos dice.

Patrick Murfet:

“Llevo cuarenta años en este negocio, nunca pensé que me pudieran engañar en un proceso que iba a ser perjudicial no sólo para mí, sino para el país, es una farsa.”

Este año, con el frío, muchas de las abejas de Patrick no pasarán el invierno.

“Adelantamos dinero a las colmenas en marzo del año pasado. No pueden ahora de repente decirnos ‘hala, se acabó este comercio’. Soy responsable de los 15 millones de abejas que se están criando para nosotros en el sur de Italia. Soy responsable de esa factura…” -nos dice.

Patrick va a importar sus abejas italianas a través de la frontera irlandesa y traerlas desde Irlanda del norte a Inglaterra.

“Dijeron que las devolverían, las destruirían y me que denunciarían por traerlas”.

¿Cuál fue su reacción? -le pregunta el corresponsal de Euronews Luke Hanharan

“Pedí la legislación en la que se basaban para tomar esta medida. Nunca la recibí, porque no hay legislación que nos detenga.” -le contesta.

Este es un problema que no afecta sólo a los apicultores.

En un par de meses estos perales empezarán a florecer, los fruticultores aquí en Kent dependen de abejas como las de Patrick para polinizar sus frutales. Sin ellas son un 20% menos productivos…”

Patrick Murfet:

“Una vez que esas cifras caen, también cae la rentabilidad para el agricultor, y tendremos que reemplazar esa fruta con importaciones europeas. Es calamitoso – miraremos atrás dentro de diez años y nos preguntaremos ‘¿cómo pudo alguien poner a todo un sector en semejante aprieto?’. Es definitivamente la sentencia de muerte para la apicultura industrial, no podemos reemplazar esas pérdidas con nuestras colmenas nativas, es imposible…”

El Gobierno británico dice ser consciente del problema y está trabajando con los Gobiernos regionales para encontrar una solución. El plan de Patrick -importar desde Irlanda- sigue en pie.