Israel, sin restricciones ante un ómicron que bate récords de contagios

Aunque el Ministerio de Sanidad niega que busque deliberadamente el contagio masivo, este lunes se registraron casi 40.000 casos, seis veces más que hace ocho días, y los expertos creen que hay miles más no notificados.

A las numerosas ideas que convirtieron a Israel en Start Up Nation, se suma una nueva relacionada con ómicron: A más contagios, menos restricciones. Como cualquier empresa emergente en un contexto de incertidumbre, la línea que separa su éxito del fracaso es muy delgada.

Ante una variante que bate récords diarios de positivos en la ola más contagiosa desde que el coronavirus apareciese hace dos años, las autoridades israelíes decidieron aliviar los protocolos de cuarentena (como la reducción del aislamiento de los infectados de 10 a siete días a partir de este jueves), alentar las pruebas caseras destinando las PCR sobre todo a los grupos de riesgo, levantar las restricciones que aún existían en centros comerciales, eliminar la fórmula del ‘semáforo’ basado en el porcentaje de contagios en el sistema educativo y reabrir las fronteras a los turistas vacunados o que ya tuvieron el virus.

La receta del Gabinete emana de la filosofía de mantener abierta la economía y la creencia de que la quinta ola es ya incontrolable y con efectos menos dañinos que las anteriores en número de enfermos graves.