Saltar al contenido

El asesinato de la hija de Dugin tensa más si cabe la situación entre Rusia y Ucrania: los servicios secretos, directos contra Kiev.

La invasión rusa de Ucrania parece haberse estancado en el frente bélico cuando se van a cumplir seis meses de conflicto, pero cada vez se abren capítulos nuevos que tensan más si cabe la cuerda entre Moscú y Kiev. La última página escrita tiene que ver con el asesinato, tras explotar el coche en el que viajaba, de la hija del filósofo ultraconservador Aleksandr Dugin. Darya Dugina falleció al instante y las teorías y las investigaciones se han movido mucho en las últimas horas, sobre todo si tenemos en cuenta que fuera de Rusia su padre es uno de los ideólogos de cabecera de Putin, aunque su influencia sea mucho menor de lo que se cree.

En todo caso, el Kremlin no ha tardado en señalar directamente a Kiev. De hecho, el FSB -servicios secretos rusos- han apuntado ya el nombre de Natalia Vovk Pavlova, que llegó a Rusia el pasado 23 de julio junto con su hija de doce años, Sofia Shaban Mijailovna. Recogen además que, después de perpetrar el crimen, la mujer ucraniana viajó hacia Estonia desde Moscú junto con su hija. “Para organizar el asesinato de Dugina y obtener información sobre su estilo de vida, alquilaron un apartamento en Moscú en el edificio donde vivía la fallecida”, ha indicado, agregando que, para vigilar a Dugina, utilizaron un automóvil Mini Cooper con matrícula de Donetsk. El propio Putin ha calificado el asesinato como un hecho “vil”.

En ese escenario, el jefe de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Denis Pushilin, ha vuelto a reiterar este lunes que las autoridades ucranianas “han pasado al terror individual” en el marco del asesinato de Dugina. “Según todos los indicios, podemos decir que Kiev ha pasado al terror individual. ¿Cuál es el sentido de pensar en algún tipo de accidente, en algún tipo de coincidencia? Por desgracia, no es necesario”, expresó, especificando además que el objetivo real de Kiev era el propio filósofo ruso.

Por contra, el exdiputado opositor ruso Ilya Ponomarev acusó anteriormente al Ejército ruso de perpetrar el asesinato de la hija de Dugin. “Como muchas otras acciones partidistas directas llevadas a cabo en el territorio de Rusia en los últimos meses, fue llevada a cabo por el Ejército”, aseguró. Mientras, el Gobierno de Zelenski señala como posibles responsables a “grupos políticos rusos que están intentando repartirse el espacio ideológico del país”.

La figura de Dugin, en todo caso, se ha sobredimensionado en Occidente durante los últimos años, llegando a calificarle directamente como el “ideólogo de Putin”, cuando no es tal. “No es un mindundi”, aclara a 20minutos Arsenio Cuenca, analista especializado en el estudio de la extrema derecha. “Pero no ha tenido la influencia que siempre se le ha atribuido, aunque sí tiene sus contactos en Rusia”, continúa un Cuenca que recuerda que “durante la invasión rusa de Ucrania en 2014 quería la anexión del Donbás” y eso era algo que a Putin “en aquel momento no le interesaba”. Así que “le condenó al ostracismo tanto mediático como académico” porque, en definitiva, “no es una figura que haya despertado mucha simpatía”.

Continuando con su práctica de bombardeos nocturnos, a las 2.49 (hora local) nuestro enemigo ha disparado contra infraestructuras. Un edificio de dos pisos ha sido destruido. Hubo un pequeño incendio, no hay información sobre las víctimas”, ha contado en su página de Telegram. La semana pasada, las autoridades ucranianas confirmaron la muerte de al menos 21 personas debido a los bombardeos rusos sobre varias distritos de Járkov, entre ellos Slobid, Jolodnohirski y Saltivski, o la ciudad de Krasnograd.

    Etiquetas: