Saltar al contenido

Las mujeres encabezan la lista de nominados para los premios Ariel en su edición 2022

La entrega número 64 de los premios Ariel, que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (Amacc) está encabezada por mujeres, especialmente por las que participaron en películas como Noche de fuego, de la directora de origen salvadoreño Tatiana Huezo, que este año ostenta la mayor cantidad de postulaciones: 19 categorías. En esta edición, entre las películas nominadas, se encuentran los nombres de muchas profesionales del cine. Veinte directoras de largometrajes, 36 de cortos, cinco iberoamericanas; además de 46 productoras y 17 fotógrafas.

Estamos muy contentos de tener esta numeralia, y esperemos que el año que entra la participación de las mujeres en puestos de dirección siga creciendo, indicó Leticia Huijara, presidenta de la Amacc. En las 25 categorías contempladas compiten 42 títulos (de 140 inscritos), en los que se refleja la pluralidad del cine mexicano como espejo de la sociedad que lo produce. Queremos hablar de inclusión, de pluralidad, de diversidad, de este país de tantos colores y matices, que es muchos países, tonos de piel, lenguas, identidades e infinidad de puntos de vista, agregó.

De acuerdo con la presidenta de la Amacc, el crecimiento cualitativo se da de manera natural porque lo que está sucediendo es que en los años pasados se han unido a la industria muchísimas mujeres, es impresionante. Estamos sumamente contentas por eso. Y se han venido haciendo películas en otras lenguas, que son idiomas de México; muchos directores de la comunidad LGBT se han sumado, destacó. Entonces al ser nominados automáticamente entran a ser parte de este universo de votantes y este sentido de inclusión se va fortaleciendo.

A partir de los cambios hechos para incluir a más académicos en la elección de las cintas postuladas y ganadoras ha sido posible que el número de miembros que vota crezca exponencialmente. La necesidad de que este padrón sea más diverso e incluyente para que crezca, que no seamos unos cuantos los que estamos todo el tiempo votando, sino que en cada edición del Ariel vaya creciendo este padrón. Fue por eso que se decidió que no sólo fueran los que habíamos ganado un Ariel sino también los que son nominados, y además respaldando un ideario que tiene que ver con que el premio es la nominación, señaló Leticia Huijara.