Saltar al contenido

Se filtran imágenes de Júpiter capturadas por el telescopio James Webb

Las capturas del planeta más grande del Sistema Solar obtenidas por el Webb darán a los científicos aún más pistas sobre la vida interna de Júpiter.

En esta ocasión, el Telescopio Espacial James Webb de la NASA revela capturas de Júpiter; los especialistas leen que dichas capturas son tormentas gigantes, vientos poderosos, auroras y condiciones extremas de temperatura y presión, en aquel planeta. Las capturas del planeta más grande del Sistema Solar obtenidas por el Webb darán a los científicos aún más pistas sobre la vida interna de Júpiter.  

La NASA detalló que en el caso de las auroras, se extienden a grandes alturas sobre los polos norte y sur de Júpiter. La agencia espacial estadounidense explicó que las imágenes obtenidas fueron gracias a la vista independiente de Júpiter creada a partir de una combinación de varias proyecciones del Telescopio Espacial. Las imágenes provienen de la cámara de infrarrojo cercano (NIRCam) del observatorio, que tiene tres filtros infrarrojos especializados que muestran detalles del planeta. 

Los especialistas dijeron que debido a que la luz infrarroja es invisible para el ojo humano, la luz se ha mapeado en el espectro visible. Generalmente, las longitudes de onda más largas aparecen más rojas y las longitudes de onda más cortas se muestran más azules. Los científicos colaboraron con la científica ciudadana Judy Schmidt para traducir los datos de Webb en imágenes.  

El órgano explorador definió como ha sido el proceso para la obtención de las capturas, del quinto planeta en orden de lejanía al Sol; expuso que las auroras brillan en un filtro que se asigna a colores más rojos, lo que también resalta la luz reflejada por las nubes más bajas y las neblinas superiores. Posteriormente, un filtro diferente, asignado a amarillos y verdes, muestra brumas que se arremolinan alrededor de los polos norte y sur. Un tercer filtro, asignado a azules, muestra la luz que se refleja desde una nube principal más profunda.  

En particular, la Gran Mancha Roja, una famosa tormenta tan grande que podría tragarse la Tierra, aparece blanca en estas vistas, al igual que otras nubes, porque reflejan mucha luz solar, apuntó la NASA. En la vista que genera el telescopio es de campo amplio, Webb ve a Júpiter con sus tenues anillos, que son un millón de veces más tenues que el planeta, y dos pequeñas lunas llamadas Amaltea y Adrastea. Los puntos borrosos en el fondo inferior son probablemente galaxias que están “fotografiando” esta vista joviana, describió la NASA en su comunicación. 

Esta imagen resume la ciencia del programa del sistema de Júpiter, que estudia la dinámica y la química del propio Júpiter, sus anillos y su sistema de satélites. Los investigadores ya han comenzado a analizar los datos de Webb para obtener nuevos resultados científicos sobre el planeta más grande de nuestro sistema solar. La agencia de exploración planetaria y del universo aclaró que los datos generados de telescopios como el Webb no llegan a la Tierra empaquetados de forma ordenada. En cambio, contiene información sobre el brillo de la luz en los detectores de Webb.

La información arrojada llega al Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial (STScI), el centro de operaciones científicas y la misión de Webb, como datos sin procesar. STScI procesa los datos en archivos calibrados para el análisis científico y los entrega al Archivo Mikulski para Telescopios Espaciales para su difusión.

Posterior al procesamiento de los datos recopilados por el Weeb, los científicos traducen esa información en imágenes como las difundidas por la NASA. Mientras que un equipo de STScI procesa formalmente las imágenes del telescopio para su publicación oficial, los astrónomos no profesionales conocidos como científicos ciudadanos a menudo se sumergen en el archivo de datos públicos para recuperar y procesar imágenes también.