Saltar al contenido

Escuelas carecen de estrategias en prevención del delito

Tapachula, Chiapas.- Con los recientes sucesos en la escuela secundaria Constitución, mejor conocida como la federal 1, donde se vulneró la seguridad de la comunidad estudiantil, queda de manifiesto la falta de estrategia en materia de prevención del delito, situación que se generaliza en la mayoría de las escuelas del nivel básico y medio superior de la región del Soconusco.

En rueda de prensa, el presidente del colectivo de prevención ciudadana en el estado de Chiapas, Hipólito Córdova Domínguez, dio a conocer que desafortunadamente se presentan sucesos inverosímiles en los centros educativos y en los cuales siempre se buscan culpables de lo ocurrido, pero se olvida de articular una cultura de prevención.

Dijo que las autoridades educativas y los padres de familia son relativamente responsables al no procurar la prevención en los adolescentes, por lo que una buena decisión sería implementar acciones en materia de prevención en los centros escolares para tratar de evitar que se repita una situación similar como lo acontecido en la federal 1.

Señaló que el suceso en la secundaria federal 1, no es un hecho aislado, pues hace unos meses, en la preparatoria Tapachula, un joven también sufrió desmayos por el consumo supuestamente de una galleta artesanal con alguna droga, asimismo está documentado el incidente de una amenaza de atentado con arma de fuego en el Instituto Tapachula, desafortunadamente estos hechos son minimizados por las autoridades educativas, directivos y padres de familia.

Detalló que es necesario que las autoridades implementen conferencias de prevención del delito, de adicciones y de conductas autodestructivas en los centros educativos, y que se le dé la importancia a los acontecimientos que se han suscitado en los centros escolares.

Indicó que existe apatía sobre este tema, ya que de manera errónea se piensa que los temas de prevención son solo para drogadictos o delincuentes, sin embargo, estos programas permiten evitar que suceda un evento traumático en la vida de los jóvenes y no caigan en una adicción.