Saltar al contenido

Ahora van contra maestros; delincuencia amenaza al magisterio de Chiapas

La delincuencia en el estado de Chiapas está sin control y avanza con sus amenazas a diferentes sectores de la sociedad.

Primero fueron transportistas, luego productores agrícolas de plátano y mango; también hubo amenazas a empresarios, esto en los municipios de la región Soconusco.

Pero ahora, quienes están preocupados son los maestros y maestras de la entidad, porque la delincuencia ya puso la mira en ellos, así lo dijo, David Guzmán Salas, del bloque democrático de Bases Magisteriales Organizadas de la Sección 40.

 “Ahora van contra nosotros, no solamente con llamadas de extorsión o mensaje, ya hubo casos de secuestro de docentes o de sus familiares y eso nos tiene muy preocupados”

David Guzmán / Repte. BAMOS 40

Son alrededor de 25 mil maestros estatales de los cuales, un 15% ya recibió llamadas o mensajes de extorsión de parte del crimen organizado.

 A través de la agrupación BAMOS 40, los maestros de Chiapas, manifiestan su preocupación, porque, estas amenazas son más frecuentes.

“Por lo menos, 3700 profesores y profesoras han sido víctimas. Ellos (delincuentes) te mandan un mensaje o te llaman y te dicen que tienen a tu hijo o hija secuestrada y te piden dinero para liberarlo, en muchos de estos casos si hubo un secuestro”.

 

Guzmán Salas, señaló, es importante que el gobierno del Estado, intervenga urgentemente, que investigue de donde provienen todas estas llamadas o mensaje de extorsión y amenazas, porque, la tranquilidad no sólo de los maestros, también de la sociedad en general se ha perdido con el gobierno de la cuarta transformación. 

“El llamado es al gobernado Rutilio Escandón para que intervenga inmediatamente, porque muchos de estas amenzas ya se ha perpetuado y los docentes y sus familias de las regiones norte, centro, valles, costa chica y grantes están atemorizados”.

Enfatizó, que es necesario denunciar el aumento de la inseguridad por todos los jóvenes que van a la escuela, por los universitarios, por los normalistas, por todos los maestros y maestras que van a comunidades lejanas y en sí, por toda la sociedad que en cualquier momento puede ser víctima del delito de secuestro