Tablajeros piden a la FGE sigan operativos contra ingreso de carne ilegal

TAPACHULA, CHIAPAS.- El director de la empresa comodataria del Rastro de Tapachula, Jorge Ortiz Arévalo, pidió a la Fiscalía General del Estado que continúe la vigilancia y operativos en contra del ingreso de productos cárnicos de dudosa procedencia que llega a los mercados públicos de la ciudad.

Dijo que, hace unos días, la Fiscalía decomisó al grupo de tablajeros que encabeza Mario Moreno Sánchez pieles sin fierro, lo que deja entrever que los animales que sacrifican en el rastro de Mapastepec presuntamente son robadas o de dudosa procedencia, cuyo número que movilizan cada día es de 40 canales.

Señaló que es fundamental que la Fiscalía General del Estado continúe con los operativos para que se evite el trasiego de ganado de dudosa procedencia, que siguen matando en rastros clandestinos, así como en el rastro de Mapastepec.

Además de esta situación, indicó que el que ingrese carne de dudosa procedencia a los mercados de Tapachula representa un riesgo a la salud de la población, ya que estos productos carecen de una verificación sanitaria.

Ortiz Arévalo detalló que el reglamento de salud indica que todos los productos cárnicos que se comercializan en los mercados, deben ser sacrificados en el Rastro de Tapachula, ya que el procedimiento tiene que ser verificado por médicos especialistas para garantizar la calidad, situación que no se cumple.

Expuso que, en lo que respecta al Rastro de Tapachula, la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (DIPRIS), dependiente de la Secretaría de Salud estatal, cada 6 meses realiza la supervisión de las instalaciones con la finalidad de atestiguar su funcionamiento en el proceso de matanza de las reses, cuya carne se comercializa en los mercados públicos de Tapachula.

Remarcó que, en primera instancia, la dependencia de salud estatal, contempló observaciones a corregirse para complementar al cien por ciento con las normas que regulan este tipo de espacios, sin embargo, en términos generales, argumentaron que el Rastro de Tapachula pasa la prueba de confiablidad en el proceso de matanza.