PIROTECNIA; QUEMADURAS EN NIÑOS RESPONSABILIDAD TOTAL DE PADRES.

Las quemaduras en niños por cohetes y pirotecnia incrementan en esta temporada de fin de año, y la total responsabilidad de estos accidentes es de papá y mamá que dejan que los menores quemen estos artefactos.

El especialista en cirugía plástica y reconstructiva, Juan Carlos Echeverría, pidió a las familias no exponer a los niños a sufrir estos accidentes, porque, las quemaduras en niños se triplican en los meses de noviembre y diciembre;pues, hasta este momento, ya atendió a 12 niños con quemaduras por cohete.

“Puede sonar a regaño, pero la responsabilidad total de las quemaduras en niños es de los papás, que le dan cohetes a sus hijos sin conocer su real procedencia y si cuenta con los normas de calidad requeridas por las autoridades”.

Juan Carlos Echeverría / Cirujano Plástico en Tapachula.

De enero a octubre solo había atendido a 5 niños con lesiones por pirotecnia.

El cirujano de la clínica Guadalupe, dijo, lo más lamentable que le puede ocurrir a un menor es perder la extremidad expuesta al fuego y la explosión. Las explosiones de los artefactos pirotécnicos, queman la piel, destruyen por completo el tejido, y parte de los huesos.

“Nosotros siempre tratamos de rescatar la extremidad, pero hay lesiones sobre todo aquellas provocadas por una explosión, en donde se destruye tejido, nervio, artería, venas y hueso, en esas ya no podemos hacer nada”.

Explicó, existen tres tipos de quemaduras: primero, segundo y tercer grado, las últimas son las más peligrosas. La mayoría de los cohetes generan quemaduras de segundo grado profundo y tercer grado.

Si el dolor de su hijo no le preocupa, debe considerar el gasto económico que representa una lesión por quemadura de pirotecnia, pues el gasto podría ascender a los 300 mil pesos. 

Relató, existen casos de familias que se quedan en la ruina porque sus recursos no les alcanzan para atender quemaduras severas. 

El especialista dijo, que Tapachula es una de las ciudades del país en donde más pirotecnia se quema; por lo que, pidió evitar esta práctica, principalmente en niños para evitar quemaduras y pasar un fin de año en el hospital.