Saltar al contenido

Datos del IMSS revelan que el 75 % del cáncer de ovario se detecta en etapa avanzada

Con base en los datos de la delegación en Chiapas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el 75 % de los casos de cáncer de ovario se diagnóstica en una etapa avanzada, dicha situación provoca un alto índice de mortalidad y la incidencia se concentra en aquellas mujeres mayores de 40 años.

Se detalló que dentro de las actividades preventivas se encuentran evitar el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad, no obstante, es fundamental que las personas tengan una alimentación balanceada, pues con ello podrían disminuir las probabilidades de sufrir dichos padecimientos.

Con base en lo señalado por José Rafael Vargas López, ginecólogo obstetra del Hospital General de Zona (HGZ) Núm. 2, en Tuxtla Gutiérrez, el instituto “ofrece a las derechohabientes cirugía de mínima invasión para tratar el cáncer de ovario en etapas tempranas y avanzadas, para ello cuenta con equipo especializado para realizar diagnósticos oportunos y brindar una mejor calidad de vida a quienes lo padecen”.

Otra de las opciones, dependiendo del avance de la enfermedad, es que se puede aplicar un tratamiento que consiste en el retiro de la parte afectada, conservando el útero y el otro ovario. Sin embargo, en algunas ocasiones es necesario que la paciente lo complemente con quimioterapia.

Los factores que pudieran propiciar el desarrollo de este padecimiento, insistió el especialista, se vinculan con la obesidad, el alto consumo de carne de res, la parte genética y hasta la falta de ejercitación.

Los diagnósticos que ocurren en una etapa temprana, dijo, se dan en aquellos casos en que las pacientes acuden con frecuencia a las revisiones de rutina; no obstante, en otros casos es posible advertir el padecimiento hasta cuando ya aparecen los síntomas.

“Es vital conocer nuestro cuerpo, saber cuándo son los días de fecha de última regla, si hay alteraciones en la regla, si hay dolor abdominal de causa no explicable, si se llegan a palpar un tumor en abdomen, si hubiera dolor localizado, estos son datos de alarma que al presentarse hay que acudir a un chequeo. Se insiste con la visita anual con el ginecólogo para realizar el Papanicolaou, colposcopía, ultrasonido y así detectar si hay algún crecimiento anormal del ovario”, explicó

Finalmente, el doctor hizo un llamado a las pacientes que hayan iniciado su vida sexual o presenten algún proceso ginecológico infeccioso para que acudan a las valoraciones, ya que las revisiones periódicas podrían ser la gran diferencia en la forma en que se aborda la enfermedad.