Ridículo aumento de 0.5 % al presupuesto de programas de apoyo a la mujer

TAPACHULA, CHIAPAS.- Fundaciones y asociaciones a nivel nacional, calificaron de ridículo el aumento del presupuesto en un 0.5 % respecto al año pasado, al programa para la atención y prevención de la violencia contra mujeres, como lo propone el gobierno; el programa de apoyo cubre necesidades urgentes de niñas, amas de casa y mujeres en general que son protegidas en refugios.

El presupuesto de egresos tendrá que ser enviado a los senadores a más tardar el 15 de noviembre, pero al parecer, no harán cambios significativos, por lo que el rubro de protección a las mujeres y niños que sufren violencia, tendrá el mismo presupuesto que desde hace dos años.

La fundadora de la asociación Por la Superación de la Mujer, Elsa Simón Ortega, confirmó que desde el 2019, no se ha subido el presupuesto al programa de atención de la violencia a las mujeres, y las asociaciones han tenido que ajustarse, pero deja entrever que para el presidente Andrés Manuel López Obrador, no es visible todo el trabajo que hacen estos refugios para las personas violentadas.

Aseguró que la atención que se les da a las personas violentadas, es a través de personas que cuentan con estudios profesionales, a los que se les paga un sueldo, además, cada persona que entra a los refugios se les realiza un exhaustivo examen médico, y de presentarse alguna enfermedad debe atenderse.

Lamentó que los representantes del pueblo, en este caso, los diputados federales, no vean los intereses de la ciudadanía, sino lo que les dicta el ejecutivo federal, por ello, hizo un llamado al diputado Luis Armando Melgar Bravo, quien preside la comisión de Hacienda en la cámara de diputados, y que además es tapachulteco, a que reconsidere la situación de apoyo a las mujeres en esta frontera sur.

Finalmente, Simón Ortega, comparó el derroche del gobierno federal con los programas sociales que son opacos o que no tienen una justificación social, en el que se destina más dinero y aumentan sus presupuestos, contrario a los programas que en verdad brindan una atención contra la violencia, a los cuales se les relega, incluso quisieran desaparecer.