Saltar al contenido

Migrantes siempre sí se van en caravana; próximo lunes.

Para la dirección del Centro de Dignificación Humana que representa a más de 10 mil migrantes varados en Tapachula, la propuesta del Instituto Nacional de Migración de otorgar autobuses a los migrantes para trasladarlos a otras entidades del país es inviable.

De acuerdo al activista, Luis Villagrán, está opción es una trampa para debilitar el grupo, dividir a las familias para posteriormente, encerrar a los migrantes en las diferentes delegaciones del país y luego deportarlos.

“No la rechazamos, pero es inviable, porque, es evidente que nos quieren separar, debilitar el contingente al llevar a los migrantes a distintas ciudades del país, si quieren ayudar que les visas a todos y los dejen avanzar”.

Luis García Villagrán / Director del Centro de Dignificación Humana.

Reunidos en el parque Bicentenario, ante al menos 5 extranjeros, García Villagrán, aviso al gobierno mexicano y al instituto migratorio de la salida en caravana el próximo 6 de junio, porque la desesperación de los extranjeros está al límite y la ciudad de Tapachula ya no debe ser utiliza como un albergue para los migrantes.

Incluso, dijo, que este movimiento considerado más grande de la historia gestado en la Frontera Sur de México, le conviene al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Nosotros nos vamos en caravana el próximo lunes 6 de enero, no hay vuelta atrás, yo creo que es lo que más le conviene al presidente Andrés Manuel, para que presione a los Estados Unidos a que cese esta política migratoria criminal y racista que utiliza contra el pueblo latino migrante”.

García Villagrán, rodeado de migrantes, hizo una consulta rápida a los migrantes para que le permitan ser su representante legal ante todas la autoridades mexicanas y organismos internacionales. 

 La caravana migrante caminará sobre la carretera costera al menos 10 horas diarias con más de 10 mil personas de diferentes nacionalidades de Centro y Sudamérica, del caribe y de países de áfrica.

Este grupo de migrantes que inicio protestas hace 2 semanas en Tapachula, este viernes realizó su última caminata en la ciudad y llevó un documento a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, para solicitar medidas de protección y auxilio en la próxima caravana.