Más de 270 migrantes aportan al programa “Sembrando Vidas” en Tapachula.

Tapachula, Chiapas.- En respuesta a la emergencia social y migratoria en el sureste del país, la Secretaría de Bienestar implementó desde hace más de un año, el Programa para el Bienestar de las Personas en Emergencia Social o Natural.

Desde ese entonces, el personal de la Secretaría de Bienestar estableció una estrecha colaboración con la delegación de Programas para el Desarrollo en el estado, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), el Instituto Nacional de Migración (INM); Sistema Nacional DIF; la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR); entre otras dependencias, con el objetivo de iniciar acciones de apoyo humanitario en favor de los migrantes que buscan permanecer en territorio mexicano.

Según la información de su portal, la Secretaría de Bienestar ha apoyado a 16 albergues ubicados en municipios de Arriaga, Suchiate, Mapastepec, Tapachula y Tuxtla Gutiérrez, donde se concentra el mayor flujo de migrantes, a quienes se les da alimentos, productos de higiene y otros artículos de primera necesidad.

También en el Programa “Sembrado Vida” fueron vinculadas personas originarias de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Haití, en trabajos relacionados a la producción, cuidado y limpieza de las plantas dentro de los viveros con que cuenta la Secretaría del Bienestar, y tan sólo en la región Tapachula, son 270 migrantes inscritos, informó el coordinador para el fortalecimiento de la infraestructura social de esta secretaría, Julio César Gerónimo Castillo.

Agregó que, parte fundamental de la estrategia de apoyo a los migrantes, ha sido su vinculación a tareas de retribución a la comunidad, cuyo objetivo es procurar su bienestar e integración a la sociedad mexicana y que además les permite obtener un apoyo económico para solventar sus gastos de primera necesidad.

Con los datos recabados del portal de la Secretaría del Bienestar, informa que, desde el año pasado, en Chiapas, han sido vinculadas más de mil 900 personas de Cuba, Honduras, El Salvador, Guatemala y Haití, quienes fueron inscritas en un censo para definir su perfil y las labores que harían en beneficio de la comunidad, tales como limpieza de calles, rehabilitación de plantaciones y mantenimiento de obra pública, así como tareas en centros educativos y culturales.

Son incorporados al Programa para el Bienestar de las Personas en Emergencia Social o Natural únicamente aquellos migrantes que están regularizando su situación migratoria en el país, en espera de una visa humanitaria, que les dará la libertad de buscar un empleo formal.