Saltar al contenido

Las caravanas son la única forma de recibir atención; migrantes organizan nuevo movimiento.

Apenas el lunes salió una caravana desde el parque bicentenario de Tapachula con más de 8 mil personas, en el camino se le han unido más extranjeros y alcanzando una cifra record de 15 mil migrantes.

Muchos de estos migrantes ya recibieron de parte de la autoridad una tarjeta por razones humanitarias o una forma migratoria múltiple que les permite avanzar por territorio nacional sin ser detenido por agentes del Instituto Nacional de Migración, lo que, los acerca más al sueño de llegar a los Estados Unidos.

Sin embargo, la migración no se detiene y de acuerdo a testimonios de algunos migrantes que recientemente, llegaron a Tapachula, a diario, cruzan a México entre 800 y mil 300 migrantes por diferentes puntos irregulares de la Frontera Sur.

Quienes logran llegar hasta el parque Bicentenario de esta ciudad, para luego ir a las oficinas de la COMAR a realizar el trámite de una cita, no les dejan otra alternativa que pensar en salir en grupo, pues la fecha más próxima para ser atendidos es en el mes de agosto.

Por ello, no les queda de otra que pensar en organizar una nueva caravana, desde Tapachula, integrada en su mayoría por migrantes de Venezuela, quienes están llegando en oleadas y rápidamente, se dieron cuenta que es la única forma que tiene para ser atendidos por el gobierno mexicano.

Aunque, esto signifique caminar hasta 80 kilómetros sobre la carretera costera de Chiapas, pasar hambre, calor, lluvia, sed, enfermedad, para ser atendidos por el instituto migratorio.

En el parque bicentenario, bautizado como el parque del migrante por activistas en meses pasados, poco a poco llegan más extranjeros con mochila al hombro, algunos solos y otros en grupos de familia, los reciben aquellos que se quedaron rezagados y quienes empiezan a organizarse para salir en una nueva caravana desde la frontera sur de México para presionar al gobierno y les deje avanzar hacia su destino, Estados Unidos.