Tapachula ha perdido el 89 % de su vegetación y fauna original

Tapachula, Chiapas. – Derivado de la deforestación persistente en la zona de la Región Soconusco, la fauna y la flora que era parte del ecosistema, se ha ido perdiendo drásticamente a un menor número de tiempo, por lo que es importante la reflexión sobre las consecuencias de continuar con la dinámica de destrucción.

El investigador del Centro de Investigaciones para Mesoamérica de la Universidad Autónoma de Chiapas, Vicente Castro Castro, dio a conocer que los intensos calores que ahora la población de Tapachula está sufriendo todos los días, se debe en gran manera a la deforestación de los bosques y selvas y a la pérdida de los ecosistemas.

Señaló que de acuerdo al Consejo Estatal de Informática y Geografía de Chiapas, Tapachula sólo ha logrado conservar alrededor de un 11 % de su vegetación y fauna original, lo que representa un grave deterioro, transformando los ecosistemas y afectando el calentamiento global que ahora está sufriendo la población con los intensos calores y la falta de agua para consumo humano.

El investigador destacó que con la pérdida de la masa bioforestal está constituyendo la desaparición de varias especies, que jamás regresarán, por el contrario, aumentará si no se hace algo al respecto para mitigar los efectos de este cambio climático.

La fauna endémica de esta zona de Tapachula como los armadillos, venados, tejones, mapaches, así como un sinnúmero de especies de insectos y de fauna marina, han ido desapareciendo, únicamente existen en las zonas serranas cafetaleras de Tapachula, pero están próximas a disiparse por completo, porque no hay una conciencia por la conservación.

Lamentó que hay estimaciones que para el periodo de entre 2080 y 2090, se perderá el 90 % de la biodiversidad actual de esta región Soconusco, por lo que las siguientes generaciones estarían destinándose a cambiar completamente la visión de la existencia humana.

Asimismo estas mismas estimaciones señalan que, en el mundo, alrededor del año 2050, la humanidad tendrá un escenario muy complicado para vivir, por lo que muchos países, en especial los nórdicos, ya están apostando desde hace algunos años a la conservación de su biodiversidad, situación que en México no se ve la preocupación de las autoridades.

 

Puntualizó que todavía quedan algunas salidas para disminuir el aceleramiento de la pérdida de la biodiversidad, sin embargo deben involucrarse los tres niveles de gobierno en conjunto con la sociedad para buscar el camino adecuado, en beneficio de las nuevas generaciones.