Por una obra mal planeada, una humilde mujer pierde su casa.

Tapachula, Chiapas.- Una obra mal planeada y pésimamente ejecutada, ocasionó que una familia de la colonia Brisas del Texcuyuapan perdiera su casa, debido a que toda la corriente de las aguas pluviales llega hasta su domicilio provocándole serias inundaciones cada día que llueve.

La señora Mely Gómez Sánchez, quien es la persona perjudicada por esta obra, pidió la intervención de este medio de comunicación, ya que ha tratado de exponer su problema ante las autoridades, pero estas simplemente la ignoran, mientras tanto, argumentó que no hay ninguna seguridad para seguir viviendo en su casa.

Explicó que ha vivido durante 15 años en la colonia Brisas del Texcuyuapan, y nunca había tenido problemas de inundación ya que, las corrientes pluviales, tenían un destino fijo que conducía hacia el río, sin afectar su vivienda.

Sin embargo, a una semana que se entregó la obra, le hizo saber con videos y fotografías, a la secretaría de obras públicas de Tapachula, y al secretario del Ayuntamiento que la obra no dejó lugar para desfogar las corrientes de la lluvia, hacia donde comúnmente lo hacía, por lo que, al dejarlo inhabilitado, toda la fuerza de la corriente se dirigió hacia su domicilio.

Mencionó que, al inundarse su vivienda, una parte de su galera se derrumbó, además que, por la introducción persistente del agua, se ha comenzado a agrietarse las paredes de su casa, por lo que no tuvo más remedio de llevar sus cosas con una familiar para resguardarlas, sin embargo, todas las noches vive en la zozobra de que, si llueve, nuevamente se inundará su casa.

Doña Mely Gómez, pidió a las autoridades y ahora con el regreso de la presidente Rosy Urbina, que se tome en consideración la petición de corregir esta obra para que pueda vivir tranquila en su casa, ya que antes de que ésta se construyera, no había tenido ningún problema con las corrientes de aguas pluviales.

Puntualizó que, tiene la confianza en que las autoridades se sensibilicen en su caso y pueda pronto retomar la normalidad al lado de sus hijos, a los que también ha tenido que recomendar por las noches a sus conocidos y familiares.