Saltar al contenido

Mujer agredida pide no ser la siguiente en la lista de feminicidios, acusa de irregularidades en su caso.

“Tengo miedo de ser una más de las listas de mujeres asesinas”, así se refirió Cindhel pues, el 9 de octubre sufrió de violencia física por parte de quien fuera su pareja sentimental, hecho que ya ha sido denunciado, sin embargo, aseguró hay irregularidades en las carpetas de investigación en contra de Rodolfo N.

Mencionó, anteriormente ya había sido violentada psicológicamente, no obstante, fue el domingo pasado que tras una discusión se dio la agresión física, y pese a la denuncia hecha, estos procesos se han visto ensuciados con múltiples irregularidades, por lo que a las autoridades se les hace el llamado de justicia.

Mencionó, su ex pareja ha hecho uso de su posición laboral y económica para interferir en el proceso, e incluyo ha sido amedrentada hasta el domicilio en el cual vive actualmente.

Relato, fue golpeada en brazos con la cajuela de su carro, así también tiene moretones en distintas partes de su anatomía producto de golpes y patadas.

Comentó, es demasiado el daño psicológico y físico que le ha dejado esta experiencia, que se suma a la falta de atención de las autoridades correspondientes, ya que pese a las vueltas que se ha dado para denunciar, la ley no escucha y tampoco se aplica.

Mencionó, ya se tienen las denuncias ya interpuestas, sin embargo, se ha sentido intimidada en su propio domicilio, ya que ha identificado a personas extrañas que vigilan su propiedad, por lo que responsabilizo a su ex pareja ante cualquier situación o evento que le pueda pasar.

Catalogo a su agresor como una personas inestable, chantajista, manipulador y considera que los golpes que recibió se deben de catalogar como intento de feminicidio, sin embargo, los médicos desestiman sus heridas obligándola a ella y a su agresor a mediar el incidente, sin embargo, se espera que las autoridades apliquen la ley.

Comentó, de igual forma su ex pareja ha amedrentado a sus familiares infundiendo el temor en ellos.

Señaló, fueron 10 meses de concubinato, de los cuales a los primeros 3 meses comenzó a mostrar síntomas de agresión, llegándole a tomar fuertemente de los brazos, durante este periodo sufrió daño psicológico, económico y fue hasta el día en que llego a los golpes, que le hizo dar el paso de salir de dicha relación y hacer las denuncias necesarias.