Saltar al contenido

Mexicanos, los más renuentes a planear gastos funerarios

Tapachula, Chiapas.- México es uno de los países que celebra a la muerte con mayor singularidad; sin embargo, en el plano económico es un rubro que queda desatendido por gran parte de los habitantes, ya que al menos en Tapachula, las personas no se preparan para prever sus gastos funerarios.

Es importante prever los gastos funerarios, pues en un contexto local, se sabe que, en Tapachula se estima que solo 1 de cada 10 tapachultecos planea sus gastos cuando algún miembro del núcleo familiar fallece, ya que la mayoría prefiere no hablar de la muerte.

El director de un grupo funerario en Tapachula, Manuel de Jesús Chacón, dijo que morirse en Tapachula llega a costar más de 20 mil pesos, que incluye la compra del ataúd, trámites, embalsamado, carroza, velación y cortejo fúnebre, sin embargo, el precio puede variar de acuerdo a la funeraria.

Indicó que la muerte es lo único inevitable en el ser humano y la pandemia del Covid-19 vino a sensibilizar a la población sobre la importancia de adelantar el proceso de planeación en caso de que alguien fallezca.

Señaló que el hacer preparativos de los gastos funerarios, podría ser una solución para liberar a las familias de muchos enredos, tramites, sobre todo de cosas que no conocían, ya que lo que ellos tienen que hacer es abrazarse unos a otros y empezar a vivir un duelo digno.

Detalló que la mayoría de las familias cuando algún familiar muere enfrentan este duro momento sin recursos económicos, por lo que se ven en la necesidad de endeudarse para darle una despedida digna a su ser amado.

Expuso que, los paquetes funerarios pueden ser cubiertos de acuerdo a las posibilidades económicas de las personas, ya que lo más importante es prepararse para lo que seguramente va a suceder a todos en algún momento.

Puntualizó que, no se intenta cambiar la cultura en las familias, solo se dan más opciones para sentir alivio ante los acontecimientos difíciles, ya que los gastos funerarios son altos y muchas veces los familiares no cuentan con los recursos para solucionar el costo que representa.