LÍDER DE LA COLONIA RIVERA MAYA DESMIENTE ACUSACIONES EN SU CONTRA, DE PACTAR EN LO OSCURITO CON CFE.

Luego de las acusaciones de habitantes de la colonia Rivera Maya en contra de Ángel Ibarra Tercero, por el aparente hostigamiento en torno al subministro de la energía eléctrica y de supuestas amenazas de un corte de luz en caso de no pagar, el integrante del Movimiento Amplio Opositor de Liberación Nacional recurrió a su derecho de réplica para aclarar las acusaciones en su contra.

Desmintió que esté recibiendo el pago de la energía eléctrica, y que los cortes de luz los realice, ya que será la paraestatal quien haga el cobro y la suspensión de luz dentro de la colonia.

Afirmó el que se tiene un convenio firmado, donde se compromete  a los colonos a pagar ante la paraestatal por el subministro de luz, por lo que mucha de la población ya se ha acercado a las oficinas de la CFE a realizar el abono correspondiente, reiterando en que el cobro es directamente con la empresa, deslindándose de estos cobros.

Aseguró que manteniendo los pagos con la comisión de electricidad, se garantiza que la colonia este regularizada ante la paraestatal.

Señaló que pese a que se busca desacreditarlo como líder de esta colonia, se tiene la documentación y los sustentos legales, que le acredita como representante de dicha colonia, por lo que negó, se tenga otra organización de manera oficial que represente a la colonia Rivera Maya.

mencionó que los señalamientos se dan sin sustentos jurídicos o fundamentos, lo que perjudica su persona, por ello se recurrirán a las instancias legales ante dicho agravio.

Recalcó que en el tema de la luz eléctrica, es voluntad de cada usuario el que se cubran los pagos directamente con la paraestatal, por lo que dijo, que de buscar afectar su persona mal interpretando el anuncio por el cobro de luz, se tendrá que ver con las instancias correspondientes.

Finalmente se le cuestiono el que supuestamente se adueñara de un purificadora de agua y una tortillería para propio beneficio, a lo que dijo, que se busca provocar con dolo, un daño personal, ya que se carecen de las pruebas y fundamentos para imputarle las acusaciones.