Donan lentes a personas con problemas visuales de escasos recursos.

Tapachula, Chiapas.- Debido al uso constante de equipos tecnológicos en los últimos meses se han incrementado las enfermedades visuales, principalmente en jóvenes, situación que de no atenderse podría desencadenar alteraciones mucho más complicadas.

La especialista en optometría, Fátima Zorrilla Cruz, afirmó que los problemas visuales como la miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia han aumentado aproximadamente 80 %, generado por el uso excesivo de equipos tecnológicos.

Dijo que el estar conectado a equipos como celulares, tabletas, computadoras, televisiones ha provocado que estos problemas se presenten en niños, quienes muchas veces requieren usar lentes, pero por no acudir a un estudio especializado agravan sus padecimientos visuales.

Señaló que si bien estos males visuales son genéticos, la exposición por tiempo prolongado a la iluminación de los aparatos electrónicos aumenta la posibilidad de padecerlos con más intensidad, además, la visión se vuelve borrosa, tanto de lejos como de cerca, hay dolor de espalda, de cuello, de cabeza, por lo que es necesario que los padres de familia regulen el uso de estos dispositivos tecnológicos, al igual que acudan con el optometrista para su revisión, con el fin de evitar estos problemas visuales.

Indicó que debido a la situación económica que se vive actualmente, las personas con problemas visuales y que requieren usar lentes no lo hacen, ya que dan prioridad a subsanar otros gastos básicos y dejan a un lado su padecimiento.

Por lo que, en conjunto con la asociación Frente de Desarrollo Social y Agroecológico de Chiapas (FEDESACH), han emprendido una campaña de exámenes de la vista y donación de lentes a familias de escasos recursos y contribuir en contrarrestar el aumento de problemas visuales.

Cada lente tiene un costo comercial de 500 pesos, cuya donación altruista se realiza ante la situación complicada que enfrentan las familias del municipio.

Los beneficiados agradecieron la intervención de quienes impulsan esta donación, ya que las condiciones económicas no les permite subsanar el gasto de unos lentes, aun cuando es necesario para desarrollar una mejor calidad de vida.