Denuncian acoso laboral en la ruta Rastro del transporte público

Tapachula, Chiapas.- El comité de vigilancia del transporte público de las rutas Rastro y Laureles 1, están incurriendo el abuso y acoso laboral en contra de choferes y checadores, ya que con actitudes prepotentes y sin justificación, despiden y maltratan a los trabajadores, por lo que este hecho fue elevado a la denuncia pública.

El checador de la ruta rastro, Cristian de Jesús, quien tiene su base en la colonia Vida Mejor, denunció que fue despedido con agresiones e injustificadamente por un miembro de este comité, aun cuando el denunciante se encontraba haciendo su trabajo de manera normal.

Señala que su labor ha sido el de ordenar las salidas de las unidades, acomodarlas en este espacio que sirve de base, percibiendo un sueldo de parte de la cooperación de los choferes, es decir, ni siquiera el comité de los concesionarios emite pago alguno por este servicio de llevar un orden en la ruta.

Asimismo, acusó que, este grupo de concesionarios, perteneciente al comité de vigilancia, hacen un acoso sistemático a los trabajadores del volante, pidiéndoles en ocasiones, más recursos de la cuenta del día, además que no les permiten que sus familias les lleven sus alimentos.

Dijo que, existe la necesidad de trabajo en los choferes de la ruta, por ello, no se atreven a denunciar por el temor de ser despedidos, no obstante, la queja persiste entre la plática de compañeros, de esta forma, se transgrede los derechos humanos de los trabajadores del volante.

Lo que requiere Cristian es que lo reinstalen en su trabajo, ya que no ha habido ninguna queja por su desempeño, además, es justo que las autoridades visibilicen de que, en este medio de trabajo, también persiste el maltrato a las personas a pesar de que no tienen ninguna seguridad social que los respalde, seguro de vida o algún incentivo por su trabajo.

Finalmente agregó que son más de 20 unidades del transporte público en esta ruta, que dan servicio a la sociedad durante el día en dos turnos, por lo que al menos, son 40 familias que viven de esta labor, pero no por eso, se debe permitir el acoso y abuso laboral por parte de algunos concesionarios.