SI NO HAY ATENCIÓN NOS VAMOS EN CARAVANA; HAITIANOS.

Ante la falta de atención, migrantes de Haití amenazan con iniciar caravana que los aleje de Tapachula.


Luego de protestar en las oficinas de la COMAR, los migrantes de Haití hicieron una caminata hacia las oficinas de regulación migratoria, al sur de la ciudad de Tapachula.

Un grupo de 100 migrantes de la isla, cruzó la cuarta avenida sur, alrededor de las 11 horas, con cartulinas que mostraban su inconformidad por la demora en los tramites y la retención de los migrantes en la frontera sur de México.

En una de las cartulinas se lee: – ¿entre COMAR y migración cual es el responsable de todos los abusos que están pasando los migrantes? La COMAR acusa a migración y migración a la COMAR.

 Los migrantes quieren atención y entablar un dialogo con las autoridades del Instituto Nacional de Migración para saber cuándo serán atendidos y cuando los dejarán irse de Tapachula.

 “Queremos que la gente de migración se reúna y dialogue con nosotros, porque ayer nadie salió a atendernos. Queremos que nos den el carnet para poder salir de Tapachula y buscar trabajo en otro estado de México”.

Yulissa / Migrante de Haití. 


Remarcó, la situación que viven los haitianos en Tapachula es crítica, nadie les da empleo y a diario son discriminados. Ya están cansados del maltrato migratorio y muchos ellos han caído en depresión.

“Ya estamos cansados del maltrato migratorio y la discriminación de la población, que la entendemos porque Tapachula está saturada, los servicios que ofrece están a punto de colapsar”.

 

Los migrantes llegaron a las oficinas de regulación migratoria, tras caminar por un lapso de 30 minutos, ahí, aseguraron que sí el personal de migración no los atiende, saldrán en caravana en los próximos días.

“Si no somos atendidos en las próximas horas nos vamos a organizar y formaremos una caravana con otros migrantes.”


También hicieron el llamado a los migrantes de otras nacionalidades, por lo que esperan que más migrantes se sumen a esta caravana, que estaría conformada en su mayoría por haitianos.

 Al llegar a la puerta de esta oficina, los migrantes fueron recibidos por vallas y policías antimotines de la Guardia Nacional. Volvieron a entonar varios canticos de protesta y guardaron un minuto de silencio alzando el puño izquierdo, pero ningún agente migratorio salió a atenderlos.