Saltar al contenido

¿TIENENES UÑAS DAÑADAS?, NO TE PROCUPES TE DIRE EL PORQUE Y COMO PODRIAS TRATARLAS

Muchas veces nos descuidamos de las uñas, porque creemos que con esmalte queda resuelto nuestro problema PERO NO, eso es un error, si tú ves algo diferente en tus uñas es muy importsnte que lo tomes encuenta para tratar con ello lo antes posible, porque a comno puede ser algo grabe puede ser facil de tratar, sobre todo porque nuestras manos estan expuestas a muchos bacterias, al polvo etc, con mayor razon debemos cuidarlas y mantenerla hidratadas, pero no nos basemos en lo exterior, si no tambien lo interior, ya que la alimen5tackión también cuenta mucho y el tomar agua.

Los problemas de uñas más comunes y cómo solventarlos:

  • Uñas peladas o con escamas

El origen de este problema puede ser la alimentación, en concreto una falta de calcio. Esto puede solucionarse consumiendo lácteos y verduras de hoja verde. También es conveniente evitar bebidas como café o té que dificultan la absorción de este nutriente. Un suplemento como la vitamina A, B o D será óptimo para que las uñas empiecen a recuperarse. Pero la falta de hidratación y el abuso de esmaltes permanentes o agresivos están muy asociados. Bebe más agua y deja a las uñas respirar durante un tiempo.

  • Uñas con estrías

Esto nos pasa a casi todas, y lo ideal es que cuando ocurra dejemos de pintarlas y pasemos sólo a tratarlas desde la matriz. Bastará con estar una temporada sin ponerles nada más que una crema específica justo en la parte superior de las cutículas.

  • Uñas mordidas

Este trastorno se llama onicofagia y está asociado a muchas razones. La primera es el nerviosismo y la inseguridad, a veces es tan inconsciente que es muy complicado que controlar. Precisamente por eso, la fuerza de la voluntad no siempre es la principal. Hay unos productos que se aplican en la base de la uña y si van hacia la boca tienen un sabor horrible. Así evitarás mordértelas.

  • Uñas blandas y quebradizas

Además de estar en contacto con productos químicos agresivos, manicuras que han eliminado varias capas de nuestra queratina o la falta de ciertas vitaminas y minerales en nuestro organismo, esto puede ser genético o por una época puntual. Tu producto, sin duda, es un buen endurecedor. Te lo pondrás en el final de la uña y lo dejarás secar un par de veces en semana.

  • Uñas secas

La falta de hidratación en la uña es muy común, pero si usas esmaltes que respetan la salud de tus uñas y tus disolventes son sin acetona y lo más hidratantes posibles, deberás de prestarles más atención porque quizás vaya más allá de lo estético. Una uña excesivamente seca que se rompe constantemente podría estar ligada a problemas hormonales, a alguna bacteria y a problemas relacionados con la tiroides

  • Cutículas secas y débiles

Siempre que no se han agrietado o sangrado (cuando hay herida no hay que poner ningún tratamiento) puedes actuar con un producto específico. Esto suele ocurrirte con los cambios bruscos de temperatura, el frío es poco amigo de ellas. Y, como no: los productos químicos tanto de limpieza, como esmaltes y quitaesmaltes tan agresivos para la piel y una exposición directa a ambientes con polvo.

  • Uñas amarillentas

Si la causa no es por hongos, las uñas se amarillean por causas como el tabaco y la utilización de esmaltes con color sin haber puesto primero una base que proteja el poro de la uña e impida que el pigmento la vaya tiñiendo.

  • Uñas con hongos

Practicar deporte, una higiene incorrecta o haber sufrido varios traumatismos a lo largo de los años, pueden ser varias razones por las cuales mucha gente sufre onicomicosis, una infección común que afecta a las uñas de las manos y los pies, causada por hongos, mohos o levaduras.

  • Uñas demasiado duras

Si las tienes gruesas y tan duras que como se te partan, ves las estrellas… También es un problema igual o incluso más molesto que sean justo lo contrario. Esto puede ser genético y también muy común en las personas mayores y en los niños de 3-4 años. Pero puedes tener un trastorno que se llame onicausis. Por si acaso, pasa por la consulta del médico.Si no hay ningún problema, bastará con un tratamiento que las haga más flexibles y las hidrate en profundidad.