Alemania detecta un peligroso aumento de grupos de extrema derecha durante la pandemia.

La ultraderecha alemana se ha vuelto más radical y más violenta durante la pandemia de coronavirus, aseguró el ministro del interior, Horst Seehofer. Los servicios secretos han detectado a más personas con actitudes de extrema derecha, muchos de los cuales constituyen “un peligro” porque son violentos o podrían serlo. “Estamos en situación de alarma”, dijo el ministro durante la presentación del informe sobre 2020 de la Oficina federal para la protección de la Constitución, el nombre oficial de la agencia de inteligencia policial alemana.

La pandemia, con las restricciones a las libertades individuales que ha traído consigo, ha contribuido a dar alas a los grupos de extrema derecha en Alemania, señaló Seehofer. El informe constata que el número de extremistas de derecha ha aumentado un 3,8%, hasta llegar a alrededor de 33.000 personas. De ellos, los servicios secretos calculan que unos 13.300 son potencialmente violentos. El informe los define como “violentos, dispuestos a usar la violencia, partidarios de la violencia o defensores de la violencia”. “Es un grave problema”, sentenció el ministro.

Seehofer alertó en mayo pasado de que la ultraderecha se ha convertido en la principal amenaza para la seguridad en Alemania. Un informe de la Oficina Federal de Policía Criminal (BKA, en sus siglas en alemán) concluyó que en 2020 se cometieron un 9% más de delitos por razones políticas que el año anterior. Casi la mitad se le atribuyen a la extrema derecha. Se registraron 44.692 delitos por motivos políticos, el número más alto desde que existen estadísticas. Alemania ha vivido en los últimos años varios atentados sangrientos protagonizados por radicales de derechas