Cuetzalan, uno de los municipios afectados por “Grace”.

En más de 80 años, Hilaria asegura que no había vivido algo similar, hasta la madrugada del sábado 21 de agosto.

Un fuerte viento, generado a consecuencia del paso del huracán Grace, se llevó parte del techado de su casa, ubicada en el centro del pueblo mágico de Cuetzalan, en Puebla.

Y las intensas lluvias terminaron por mojar todos sus muebles.

Este lunes, comenzaron a retirar las tejas de la casa de Hilaria, colocarán láminas en algunas áreas; mientras tanto, sus muebles seguirán cubiertos con lonas para evitar que se sigan mojando.

En esta vivienda tampoco tiene luz, ni internet o teléfono; desde la madrugada del sábado, en Cuetzalan no tienen ningún tipo de servicio.

De acuerdo con los habitantes, tan sólo la energía eléctrica podría restablecerse en el transcurso del martes o miércoles.

Otra de las zonas afectadas por el paso de Grace, fue la localidad de Pahpatapán, en Cuetzalan.

Las láminas de los techos volaron a consecuencia de las fuertes ráfagas de viento y los árboles se vieron abajo.