POBLANOS RECURREN AL AMBULANTAJE DURANTE LA VACUNACIÓN

A un año de la pandemia del coronavirus, y tras dos cierres de actividades no esenciales, en Puebla se perdieron más de 36 mil empleos formales, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Víctor Ordóñez / Canal 13 Puebla

Ante la crisis económica que viven cientos de familias, se han visto en la necesidad de migrar al comercio informal.

Quienes aprovechan las jornadas de vacunación contra el coronavirus, para colocar sus puestos y ofertar todo tipo de insumos. 

Tal es el caso de Joel y Luisa, a las afueras del CESSA de Tlaxcalancingo, ofertan copias, impresiones y golosinas.

“Sacar un poco, un ingreso extra, ya que nos afectó la pandemia, nosotros trabajamos en eventos masivos y pues no hay nada de eso.”

Joel, Vendedor ambulante

“Nos hemos quedado sin trabajo y hay que buscar y no hay apoyo de nada.”

Luisa, Vendedora ambulante

Unos centímetros adelante, con una mesa instalada a un costado de la banqueta, está César, quien vende caretas y cubrebocas.

En estas sedes de vacunación, no pueden faltar los hombres y mujeres, que venden comida, quienes intentan subsistir a toda costa.