Saltar al contenido

Leyendas poblanas: ‘La casa del que mató al animal’

Amigos de Canal 13, hoy les quiero contar sobre una leyenda poblana que, debo confesar, no conocía y acabo de descubrir, espero que los impresione tanto como a mi la leyenda de ‘La Casa del que mató al animal’.

Alejandro Rock / Conductor Giros Puebla Canal 13

Cuenta una antigua leyenda mexicana sobre una bestia misteriosa del siglo XVI que aterrorizaba las calles de Puebla y no dejaba vivir tranquilo a nadie.

Todo comenzó con el rumor de la existencia un monstruo que describían como entre serpiente y coyote, con patas letales que devoraba animales y niños.

Llegaron a pensar que era una serpiente gigante, justo porque así la veían, incluso llegaron a determinar que medía aproximadamente más de 16 metros de largo.

Se dice que un día la bestia apareció en casa de Don Pedro Carvajal, una persona adinerada de su época, era día de fiesta en la casa por el cumpleaños 16 de su hija Teodora y nadie se esperaba tan terrible tragedia.

Cuentan que devoró a su hijo menor de 4 años, Fernando, enfrente de su hija adolescente Teodora, quien se encontraba con su novio cuidando del menor.

Enloquecido en ira por la desgracia, Don Pedro Carvajal ofreció una cuantiosa recompensa y la mano de su hija Teodora a quien matara y le llevara la cabeza del animal.

Llegó el día en que apareció un valiente joven que tuvo la tenacidad de matar a la bestia y presentar la enorme cabeza del monstruo ensartada en una lanza a Don Pedro, quien cumplió con su parte del trato.

El valiente asesino de bestias fue nombrado “noble”, se casó con Teodora y Don Pedro les regaló una casa, la cual fue bautizada como

LA CASA DEL QUE MATÓ AL ANIMAL

Como podrán ver, no le echaron tanta imaginación al nombre y se fueron por lo básico y concreto, un título inmediatamente entendible para dar honor a su nuevo yerno, el asesino de monstruos.

Según la historia dicha casa se encuentra ubicada en la calle 3 oriente número 201 del Centro Histórico de Puebla, actualmente ocupada por las oficinas de un periódico local.

Esta es una de tantas leyendas populares que rondan la historia de nuestra increíble y misteriosa Puebla.