Historia del mariachi

Sin lugar a dudas, una de las tradiciones que más nos caracterizan como mexicanos es el mariachi, y en este mes patrio no puede faltar en los festejos para conmemorar la Independencia de nuestro país.

Tamara Vieyte/conductora Giros Puebla/canal 13 Puebla 

 

Fue declarado en el 2011 por la UNESCO, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El mariachi es música tradicional que alegra nuestros corazones, compuesto por cuatro o más músicos vestidos con indumentaria regional, inspirada en el traje de charro, interpretan canciones acompañándose de guitarras, guitarrones, violines, trompetas y vihuelas.

Siempre cantándole al amor a la tierra, a nuestro México lindo y querido, a las mujeres mexicanas y todo lo que esto nos inspira.

El término mariachi es de origen incierto y se conocen varias teorías, una de ellas es que se trata de una palabra coca que, en la Nueva Galicia, los indígenas de Techaluta nombraban así a un tablado de madera en el que realizaban sus bailes o zapateados.

Otra, es que el nombre deriva de un árbol, con cuya madera se construían dichos tablados.

Hay quienes sostienen que mariachi es una palabra mestiza formada por el castellano “María” y el coca- shi, y se refiere a las letras (en honor a María) y la música (sones) que los habitantes de Cocula crearon para adorar a la Virgen de la Pila.

Pero, ¿alguna vez se han preguntado de dónde viene el mariachi?, pues ahí les va.

El son particular que dio origen a esta bella tradición nació en Cocula, Jalisco. Los habitantes de este pequeño pueblo crearon la base rítmica como una expresión de adoración a la Virgen de la Pila, imitando así a los frailes que utilizaban la música para evangelizarlos.

La fusión sonora de instrumentos como los violines y las guitarras con las caracolas, teponaztlis y flautas de carrizo, fueron la magia que ocasionó el nacimiento de un nuevo género que llegaría para quedarse: el mariachi.

La música fue echando raíces en la región, sobretodo como la banda sonora para amenizar fiestas y reuniones. Y fue a finales del siglo XIX cuando varios grupos de mariachi se dieron a conocer en Cocula, Jalisco. De esta forma, y poco a poco, esta tradición empieza a llegar a diferentes partes de nuestro país.

Un dato curioso es que, durante el Porfiriato, como México pasaba por una etapa de fascinación por todo lo de origen francés, el mariachi era considerado música para el populacho, idea que cambió con la Revolución Mexicana y pronto, esta tradición, estaba por todas partes y se convirtió en algo para sentirnos orgullosos como mexicanos.

La historia continuó, y fue durante la campaña presidencial de Lázaro Cárdenas, cuando llegó el momento cumbre para el mariachi. Y es que Cárdenas se llevó de gira por todo el país al Mariachi Vargas de Tecalitlán. Definitivamente este suceso colocó esta tradición en lo más alto de la pirámide cultural.

Posteriormente, las películas del cine mexicano terminaron por popularizar el género.

Cabe mencionar que los alcances del mariachi en la actualidad son globales. Aunque no lo crean, en países lejanos como Sudáfrica y Japón, se pueden encontrar conjuntos tocando esta alegre música, llegando así a otras culturas.

Sean cuales sean las teorías del nacimiento del mariachi, hoy por hoy representa el sentido festivo de todos mexicanos.

Hombres y mujeres con sus trajes e instrumentos llegan a inundar de música, alegría, tradición y romance cada rincón que pisan.

Así que festejemos este mes patrio por muchas razones, por nuestra Independencia, por nuestros Héroes y por todo lo que nos representa como mexicanos.

Sintámonos orgullosos de la gran riqueza cultural que alberga nuestro México, nuestra gastronomía, nuestra historia, nuestros colores, nuestra gente, nuestras tradiciones, y sin lugar a dudas una de ellas: ¡El Mariachi!

¡Viva México señores! Y ¡Viva el Mariachi!

 

No olviden que tenemos una cita de lunes a viernes en su programa de revista favorito Giros Puebla.

Los esperamos de 11 a 1 de la tarde por canal 13 Puebla, el canal que volvió para quedarse.

Se despide su amiga,

Tamara Vieyte.