Se levantan las alarmas en la Furia Roja

Se levantan las alarmas en la Furia Roja después de que el capitán de la Selección Española diera positivo a una prueba PCR de COVID-19, a los seis días de estar concentrado con su equipo nacional que está cerca de debutar en la Euro 2020, torneo que fue aplazado un año debido, igualmente, a la emergencia sanitaria que el año pasado estaba en pleno apogeo.

Ahora, a pesar de las medidas de sanidad, no se puede controlar al 100% los contagios por lo que en dos días se sabrá si algún otro futbolista español da positivo al virus. Por lo pronto, lo que se hizo fue separar a jugadores del plantel para que se entrenen de manera indivudual, lo que a pocos días de arrancar la competencia, podría ser contraproducente.

Otro de los temas que ha dividio opiniones es el de la vacunación, ya que medios españoles y la afición tienen opiniones divididas por la inoculación de los futbolistas, al ser un país donde la inmuniación de la población no es tan avanzado.