SANTIAGO ORMEÑO ES JUGADOR DE SELECCIÓN

Santiago Ormeño es jugador de Selección gracias a las actuaciones de este último año futbolístico con el Club Puebla. Ormeño es el mejor goleador mexicano del momento.

Michael Smithers / Canal 13 Puebla

El trabajo de Santiago Ormeño porfin le daría un llamado a Selección, sin embargo, no será con la Tricolor, sino con la Bicolor blanca y roja de Ricardo Gareca.

Desde hace varios meses, existe una tremenda discusión de aficionados en redes sociales sobre si el delantero mexicano de nacimiento era material de Selección Mexicana.

Mientras que la gran mayoría de la afición afirmaba que efectivamente sí y que ante la baja de Raúl Jiménez, Ormeño debía pelear por un lugar en el Tri, Gerardo Martíno tenía otros planes.

Es una realidad que Ormeño no es del gusto del “Tata”, que en repetidas ocasiones mencionó que hacer 7 goles para un delantero es normal.

Y que lo realmente importante es cómo participa en el trabajo de conjunto.

Martíno se decantó por Henry Martín y Alan Pulido para la última Fecha FIFA, aunque ninguno pudo ver actividad por lesión.

Mientras tanto, Ormeño realizó un buen trabajo en su club y se colocó como el mexicano en el mundo con más anotaciones en el año futbolístico.

Afortunadamente para él, su abuelo, Walter Ormeño, es un ex-arquero peruano, por lo que legalmente también cuenta con la nacionalidad inca y podría jugar con dicha Selección.

El camino de Ormeño hasta la Bicolor

Santiago Ormeño es jugador de Selección de Perú y en su camino a éste llamado tuvo grandes voceros que respondieron a su favor además del buen nivel que muestra.

Éste vocero es Juan Reynoso, ex entrenador de Ormeño en la Franja y con quién el delantero de 29 años encontró una oportunidad y su mejor fútbol.

Reynoso, que también es peruano, habló de buena manera con Ricardo Gareca, entrenador nacional de Perú para que convocara a Ormeño.

El “9” enfranjado está considerado en la prelista del “Tigre” Gareca para disputar la Copa América de este año y seguramente pronto asistirá a su primera concentración.