Noche violenta en el Estadio Azteca

El Club América recibió en su cancha el Olimpia de Honduras para la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones de la CONCACAF, los azulcremas se trajeron una ventaja de 2 por 1 en la ida y parecía que podría tener una noche tranquila asegurando ese resultado.

Sin embargo, el conjunto hondureño se plantó en el Azteca con más voluntad que calidad y eso incomodó al cuadro de Santiago Solari que nunca logró sentirse cómodo dentro del terreno de juego.

La intensidad de los hondureños cobró factura temprano en el partido, donde regaron de patadas al cuadro local y el juego se volvió pausado sin transiciones de pelota largas ni llegadas de peligro por ningún lado.

El marcador se abrió hasta el minuto ’50 por medio de Jerry Bengston, el delantero que se volvió tendencia en redes sociales debido a que juega utilizando cubrebocas para portegerse del Covid-19.

Las patadas y las acciones violentas continuaron durante el resto del partido donde a Sebastían Córdova le pisaron la espalda y lo golpearon en el muslo. Solari mejor decidió proteger a su figura y retirarlo del terreno de juego.

Nicolás Benedetti también fue víctima de un certero cabezazo en la nuca que lo obligó a salir del partido y realizar una visita al neurólogo para descartar cualquier tipo de problema.

Pero la cereza en el pastel llegó al minuto ’54 cuando el defensor hondureño Yustin Arboleda se tiró de manera artera a los pies del juvenil Jesús López y le partió el peroné provocando que el jugador americanista fuera intervenido quirúrgicamente y se perderá por lo menos 6 meses de actividad.

El arbitraje en CONCACAF continúa siendo uno de los peores del mundo, ya que ningún jugador hondureño vió la tarjeta roja por estas entras y el saldo para el americanismo fue completamente rojo antes de enfrentar a Cruz Azul el fin de semana por el liderato del Guard1anes 2021.