La Súper Liga Europea llega a su fin sin empezar

Súper Liga Europea o crónica de una muerte anunciada pordría ser el nombre al proyecto que nació de la cabeza del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

Hace una semana, con mucha emoción, el mandamás del equipo merengue anunció a 12 clubes fundadores del nuevo torneo de la élite del fútbol mundial, con la intención de ayudar a los equipos más importantes del planeta a recuperar las pérdidas económicas causadas por la pandemia del Covid-19.

Según Florentino, éstas pérdidas ascendían hasta los 400 millones de euros y que organismos cómo la FIFA y la UEFA simplemente se lavaron las manos al asistir a sus afiliados.

Los doce equipos fundadores era:

-España: Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid.

-Inglaterra: Liverpool, Manchester City, Manchester United, Arsenal, Tottenham y Chelsea.

-Italia: Milán, Inter de Milán y la Juventus.

Con la esperanza de agregar tres clubes fundadores más (se esperaba que fueran el Bayern Munich, el PSG y el Borussia Dortmund)

Después, cinco clubes conseguirían su pase a la Súper Liga de acuerdo a sus actuaciones en ligas domésticas.

Inmediatamente después de que se diera el anuncio de la inauguración. la UEFA y la FIFA no tardaron en dar su postura. 

Cualquier jugador que participara en el nueva Liga, estaría vetado de participar en ligas domésticas, Champions y Mundial.

De igual forma, los fanáticos del fútbol a nivel mundial se manifestaron de manera masiva enn contra de la creación del torneo argumentando que el fútbol es para todos y no para los más ricos solamente.

Ante las exigencias de tanto los aficionados como los organismos que rigen el deporte, poco a poco los equipos fundadores fueron abandonando el barco.

Primero los seis equipos ingleses, después los italianos y hasta el final el Atlético de Madrid dejando al Barcelona y al Real Madrid como los únicos participantes.

A Florentino no le quedó más remedio que anunciar que la liga estaría en stand-by con la esperanza de que un futuro próximo, su sueño se convierta en realidad.