Skip to content

“No me muevo de aquí por si algún día regresa mi hija a buscarme”, dice Abuelita, que vive en una terminal de Puebla

En redes sociales empezó a circular la historia de una abuelita, que tal y como la historia del perrito Hachiko, está esperando a su hija desde hace 2 años, sentada en la terminal de camiones Capu en Puebla.

No tengo casa” le dijo a una chica que le lleva algo de comida cuando pasa a veces y le tomo estas fotos.

Doña Mary,  dice que solo toma una Coca-Cola y come un pan mientras se  junta de lo que pide en la calle para sus pañales.

Su nombre es María De Jesús Mundo de 79 años de edad dice que es de Tehuacán.

Ella refiere que vivía en la unidad habitacional san Andrés, sobre carretera federal a Tehuacán, a la altura de pollos Mazatepec.

Compartió que tiene tres hijos, el mayor es Víctor Manuel Rivas Mundo y está en Estados Unidos, sus hijas Marina Guadalupe  y Alma Rivas Mundo viven o vivía en Cuautlancingo.

Muchos han intentado llevarla pero la señora no  quiere irse de la Capu ya que asegura: “Se que mi familia vendrá por mi y deben encontrarme aquí”; insiste.

Esa es la esperanza que aún la mantiene viva a pesar de los dos años que lleva en la terminal de autobuses.

Aunque hay quienes aseguran verla desde hace más de 4 años sentadita en esas bancas día y noche y no 2 cómo se pensaba, ella está lúcida, no padece de ningún trastorno mental.