Skip to content

SSG refuerza protocolos de salud para víctimas de violencia

En un esfuerzo por prevenir y reducir los daños a la salud causados por la violencia, el Sistema de Salud de Guanajuato ha implementado protocolos de actuación integral en sus hospitales y Centros de Salud, estos protocolos buscan brindar una atención completa tanto en el ámbito físico como mental de las víctimas.

La secretaria de salud, Ligia Arce Padilla, informó que entre enero y mayo de 2024 se han utilizado 114 mil 209 herramientas de detección, estas herramientas han permitido identificar a 36 mil 102 mujeres que están viviendo algún tipo de violencia, lo que demuestra la gravedad y la extensión del problema en la región.

En respuesta, se han proporcionado más de 42 mil 386 atenciones y se ha iniciado tratamiento psicológico para 8 mil 876 mujeres, con un total de 47 mil 714 consultas de salud mental realizadas, este esfuerzo refleja el compromiso del sistema de salud con la atención integral de las víctimas.

Arce Padilla destacó la importancia de contar con personal capacitado, indicando que actualmente hay 328 personas certificadas en las competencias ECO539 y ECO497, especializadas en la atención de primer contacto a mujeres víctimas de violencia, esta capacitación es esencial para asegurar que las víctimas reciban una atención adecuada y oportuna desde el primer momento.

Además, se ha puesto a disposición de la población la línea de atención telefónica 800 290 00 24 y el chat dinámicamente.mx, los cuales están operando los 365 días del año, las 24 horas del día, estos servicios ofrecen contención, información y orientación a las víctimas de violencia, proporcionados por personal profesional altamente capacitado.

Finalmente, la Secretaría de Salud del Estado de Guanajuato garantiza la atención inmediata e integral a todas las víctimas de violencia de género y sexual, con una política de cero rechazo, como parte del Consejo Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, la Secretaría presenta diversas acciones para asegurar el acceso a una vida libre de violencia, destacándose a nivel nacional por su enfoque integral y específico en la salud física y mental de las víctimas.