Skip to content

INE rechaza prohibir uso de celulares en las casillas el 2 de junio

El Instituto Nacional Electoral (INE) rechazó prohibir el uso de teléfonos celulares, cámaras o dispositivos electrónicos en las casillas de votación durante la jornada electoral del próximo 2 de junio.

La petición de prohibir celulares dentro de las casillas había sido hecha por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Este miércoles el INE anunció que no limitaría el uso de teléfonos celulares, es decir, no se prohibiría que los ciudadanos entren a la casilla con dispositivos electrónicos y tomen fotos en el sitio.

“Ninguna de las atribuciones del Instituto lo facultan para limitar el uso de teléfonos celulares, cámaras fotográficas o de video, así como cualquier dispositivo electrónico que permita reproducir, escanear o fotografiar parcial o totalmente las boletas electorales, en las casillas”, dice el comunicado.

Esto “porque en estricto apego al marco constitucional y legal que lo rige se ve impedido en dictar alguna medida que atente contra el estado de derecho establecido”, señaló en el acuerdo.
En lugar de prohibir o limitar estos dispositivos durante la jornada electoral, se tomarán otras medidas para vigilar que el uso de los teléfonos celulares no inhiba la participación ciudadana.

El Consejo General aprobó colocar carteles en las mamparas con las frases: “Recuerda: nadie puede obligarte a tomar foto a tu boleta” y “Si alguien te da dinero o te amenaza para votar por un candidato o candidata, comete un delito”.

La leyenda fue aprobada por seis votos a favor y cinco en contra.

Sin embargo, se acordó “vigilar” el uso de los colores que se utilicen en el cartel con dichas leyendas para que no se identifiquen con ninguna de las candidaturas, por lo que se modificarán en la propuesta aprobada a petición de Morena.

Morena aseguró que la propuesta de cartel guarda similitudes con los colores de la coalición ‘Fuerza y Corazón por México’ (PAN, PRI y PRD), que postula a Xóchitl Gálvez, lo que podría significar una “ventaja indebida” para la opositora.