Skip to content

Encuentran narco túnel bajo el muro fronterizo entre México y EE.UU.

La Fiscalía General de la República informó que en la región fronteriza de San Luis Río Colorado se halló un narcotúnel, con el tamaño justo para cruzar drogas e indocumentados, debajo del muro fronterizo entre Sonora y Arizona, Estados Unidos.

Según la carpeta de investigación, el 1 de mayo elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) señalaron que, al realizar recorridos de prevención y vigilancia, en coordinación con oficiales de migración del “Border Patrol” del grupo Enlace, localizaron y aseguraron una excavación a un costado del muro fronterizo.

El pasadizo medía menos de cinco metros, justo la distancia necesaria para cruzar por debajo del muro fronterizo de acero construido en el desierto de Sonora.

Esa zona actualmente se la disputan facciones del Cártel de Sinaloa para el trasiego de droga, armas, dinero y migrantes indocumentados. Las autoridades no reportaron la detención de ningún sospechoso o el decomiso de drogas tras el descubrimiento de este pasadizo clandestino.

Junto al sitio del hallazgo, los oficiales hallaron herramientas que se usan para excavación, como palas, barras, cubetas, que estaban cubiertas con hojas de madera y maleza.
Luego de que los peritos procesaron la escena para recabar las evidencias del caso judicial, los agentes hicieron las maniobras para inhabilitar la excavación, cubriéndola con tierra utilizando una retroexcavadora.

Por estos hechos, el Ministerio Público Federal (AMPF) inició la carpeta de investigación correspondiente y realiza los trámites para el esclarecimiento.

Reportes de autoridades mexicanas registran que desde 1990, cuando de manera oficial se descubrió el primer narcotúnel, a la fecha, las agencias de seguridad y migración han encontrado más de 230 pasadizos clandestinos. La mayoría de esas estructuras se encontraron en Sonora, en la región de Nogales que colinda con Arizona.

El narcotúnel más grande descubierto fue en enero de 2020, entre Tijuana y San Diego, que tenía iluminación, aire acondicionado, suministro eléctrico de alto voltaje, un elevador y un sistema de rieles por el que rodaba un carrito similar a los de minería, para llevar la droga por debajo de la línea Internacional.