Skip to content

El servicio de cambio climático de la unión europea (c3s) dio a conocer que el año 2024 podría convertirse en el más caluroso registrado en la historia del planeta

El año 2024 podría convertirse en el más caluroso registrado en la historia, según el Servicio de Cambio Climático de la Unión Europea (C3S). El pasado junio, el mes más reciente, ha sido declarado el más caluroso desde que se tiene registro, extendiendo una racha de temperaturas extremas que han hecho sonar las alarmas en la comunidad científica.

Durante los últimos trece meses, desde junio de 2023, cada mes ha marcado récords históricos de calor en comparación con los mismos meses de años anteriores. Este patrón sin precedentes es reflejo del cambio climático acelerado que el planeta está experimentando.

Las consecuencias del cambio climático ya se están sintiendo de manera devastadora en diversas partes del mundo en 2024. Inundaciones, incendios forestales, sequías extremas y olas de calor han aumentado en frecuencia y severidad, afectando a millones de personas y poniendo en riesgo ecosistemas completos. La principal causa de este fenómeno es la emisión de gases de efecto invernadero derivados de la quema de combustibles fósiles. A pesar de las reiteradas promesas internacionales de frenar el calentamiento global, los esfuerzos colectivos para reducir estas emisiones no han sido suficientes. Como resultado, las temperaturas globales han continuado en una preocupante tendencia ascendente durante décadas.

En su boletín mensual, el C3S destacó que la temperatura media mundial en los últimos doce meses, culminando en junio, fue la más alta jamás registrada para un período similar, con 1.64 grados centígrados por encima del promedio preindustrial. Esta cifra subraya la urgencia de implementar medidas efectivas y a gran escala para combatir el cambio climático.

La responsabilidad de mitigar los efectos adversos del cambio climático es compartida por todos los países. Es imperativo que se adopten acciones más ambiciosas y sostenibles para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y proteger el planeta para las generaciones futuras.