Skip to content

Tips para no roncar

El ronquido puede ser un problema molesto que afecta tanto a quien ronca como a sus compañeros de cama. Afortunadamente, existen varias estrategias que pueden ayudar a reducir o incluso eliminar el ronquido. Te comparto algunos consejos útiles:

Tamara Vieyte/conductora Giros Puebla/canal 13 Puebla

Mantén un peso saludable: El exceso de peso, especialmente alrededor del cuello, puede aumentar las probabilidades de roncar. Mantener un peso saludable a través de una dieta equilibrada y ejercicio regular puede reducir significativamente el ronquido.
Evita el alcohol y el tabaco: El consumo de alcohol y el tabaquismo pueden relajar los músculos de la garganta, lo que aumenta las probabilidades de roncar. Evita el alcohol y deja de fumar para reducir el riesgo de roncar.
Duerme de lado: Dormir boca arriba puede hacer que la lengua y el paladar blando caigan hacia atrás, lo que obstruye las vías respiratorias y provoca ronquidos. Intenta dormir de lado para mantener las vías respiratorias abiertas y reducir el ronquido.
Eleva la cabeza durante el sueño: Elevar la cabeza durante el sueño puede ayudar a mantener las vías respiratorias abiertas y reducir el riesgo de ronquidos. Puedes lograr esto utilizando almohadas extras o ajustando la altura de la cabecera de la cama.
Mantén un ambiente de sueño saludable: Asegúrate de dormir en un ambiente cómodo y tranquilo. El ruido y la luz pueden interferir con el sueño y aumentar las probabilidades de roncar. Usa tapones para los oídos o una máscara para los ojos si es necesario.
Mantén las vías respiratorias limpias: La congestión nasal puede dificultar la respiración y aumentar el riesgo de roncar. Usa un humidificador o un spray nasal para mantener las vías respiratorias limpias y abiertas durante la noche.
Evita comidas pesadas antes de dormir: Las comidas pesadas antes de acostarse pueden aumentar la presión sobre el diafragma y dificultar la respiración, lo que aumenta las probabilidades de roncar. Intenta evitar comer grandes comidas o alimentos pesados al menos unas horas antes de dormir.
Prueba remedios naturales: Algunos remedios naturales, como la miel, el aceite de menta o el té de hierbas, pueden ayudar a reducir la congestión nasal y mejorar la respiración durante la noche, lo que puede reducir el ronquido.
Consulta a un médico si es necesario: Si el ronquido es persistente y afecta tu calidad de vida o la de tu pareja, consulta a un médico. El ronquido puede ser un síntoma de un trastorno del sueño más serio, como la apnea del sueño, que puede requerir tratamiento médico.
Al seguir estos consejos y hacer ajustes simples en tu estilo de vida y hábitos de sueño, puedes reducir significativamente el ronquido y mejorar la calidad de tu sueño y la de tus seres queridos.

Te esperamos de lunes a viernes en Giros Puebla.