Skip to content

Tarta de Queso Clásica

La tarta de queso es un postre clásico y delicioso que encanta a todos. Su textura suave y cremosa, combinada con una base crujiente, la convierte en el final perfecto para cualquier comida. En esta ocasión, te presento una receta sencilla para preparar una deliciosa tarta de queso clásica y consentir a toda la familia.

Tamara Vieyte/conductora Giros Puebla/canal 13 Puebla

Ingredientes
Para la base:

200 gramos de galletas tipo Digestive
100 gramos de mantequilla derretida
Para el relleno:

600 gramos de queso crema (tipo Philadelphia)
200 gramos de azúcar
200 ml de nata (crema) para montar
3 huevos
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharada de harina de trigo (opcional, para dar más consistencia)
Para la cobertura (opcional):

Mermelada de frutas (fresa, frambuesa o tu favorita)
Frutas frescas para decorar
Preparación
Preparar la base:

Tritura las galletas hasta obtener un polvo fino. Puedes hacerlo con un procesador de alimentos o colocando las galletas en una bolsa y aplastándolas con un rodillo.
Mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida hasta obtener una masa homogénea.
Cubre el fondo de un molde desmontable (de unos 22 cm de diámetro) con la mezcla de galletas, presionando bien para que quede compacta y uniforme.
Refrigera la base mientras preparas el relleno.
Preparar el relleno:

Precalienta el horno a 160°C (320°F).
En un bol grande, bate el queso crema con el azúcar hasta obtener una mezcla suave y sin grumos.
Añade la nata, los huevos y el extracto de vainilla, y sigue batiendo hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
Si deseas una tarta con más consistencia, añade la harina y mezcla bien.
Hornear la tarta:

Vierte la mezcla de queso sobre la base de galletas que preparaste anteriormente.
Hornea la tarta en el horno precalentado durante unos 60-70 minutos, o hasta que el centro esté casi cuajado pero aún ligeramente tembloroso.
Apaga el horno y deja la tarta dentro con la puerta entreabierta durante una hora para que se enfríe gradualmente y no se agriete.

Después, sácala del horno y déjala enfriar completamente a temperatura ambiente. Luego, refrigérala durante al menos 4 horas, o preferiblemente toda la noche.
Añadir la cobertura (opcional):

Antes de servir, cubre la superficie de la tarta con una capa de mermelada de frutas.
Decora con frutas frescas si lo deseas, como fresas, frambuesas, arándanos o cualquier fruta de tu elección.
Consejos Adicionales
Temperatura de los ingredientes: Asegúrate de que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente antes de empezar a mezclarlos. Esto ayudará a obtener una mezcla más homogénea y sin grumos.
Horneado: No abras el horno durante el horneado para evitar que la tarta se agriete. Deja que se enfríe lentamente en el horno para obtener un mejor resultado.
Refrigeración: La tarta de queso necesita tiempo para enfriarse y asentarse. No te saltes el paso de refrigeración, ya que es crucial para obtener la textura perfecta.

La tarta de queso clásica es un postre irresistible que siempre triunfa en cualquier ocasión. Con esta receta sencilla, podrás disfrutar de una tarta cremosa y deliciosa, perfecta para compartir con familiares y amigos. ¡Anímate a prepararla y sorprende a todos con este clásico delicioso!

Para más recetas, te esperamos de lunes a viernes en Giros Puebla.

La cita es de 11 a 1 de la tarde por tu canal favorito, canal 13 Puebla.

Se despide tu amiga,
Tamara Vieyte.