Skip to content

Lugares de la Tierra que parecen irreales

La Tierra es un lugar de asombrosa diversidad y belleza, repleta de paisajes que parecen haber sido sacados de un cuento de hadas o de una película de ciencia ficción. Desde montañas flotantes hasta lagos de colores, el planeta alberga lugares que despiertan la imaginación y nos hacen sentir pequeños ante lo que nos rodea. Si eres de los viajeros que admiran todo lo que la Tierra es posible de crear naturalmente y quieres experimentar vistas completamente surrealistas, estos son los lugares de la tierra más irreales por donde tienes que empezar.

Spots en la Tierra que parecen de otro mundo

Montaña Tianzi, China

En la provincia de Hunan, en China, se encuentran las impresionantes Montañas Tianzi, famosas por sus picos neblinosos y sus columnas de piedra caliza que se elevan hasta tocar el cielo. Estas formaciones rocosas, creadas naturalmente por siglos de actividad geológica, parecen sacadas directo de una película de fantasía. Durante la temporada de lluvias, el paisaje se cubre de niebla y se convierte en una escena aún más impresionante. Esta increíble vista es incluso la inspiración para el planeta de “Pandora” en la película Avatar de 2009.

Las cuevas de Waitomo, Nueva Zelanda

Esta cueva de Nueva Zelanda es un testimonio de creaciones y especies naturales. Las Cuevas de Waitomo, una atracción destacada en la Isla Norte de Nueva Zelanda, atraen a viajeros para deslumbrarlos con las miles de Arachnocampa luminosa, una especie nativa de gusanos luminosos. Estas diminutas criaturas cuelgan del techo de la cueva, iluminando la oscuridad con su seda bioluminiscente mientras cazan sus presas.

Parque geológico nacional Zhangye, China

El Parque Geológico Nacional de Zhangye, ubicado en las montañas Qilian a lo largo de la frontera entre China y Mongolia, abarca 322 km². Conocido por sus montañas con tonalidades de colores, el parque cuenta con el Área Escénica de Danxia de Linze como su principal atracción. Moldeado naturalmente por años y años de procesos geológicos y erosión, las formaciones de las montañas crean un paisaje más surrealista que cualquier pintura de Dalí.

Salar de Uyuni, Bolivia

El espejo más grande del mundo se encuentra en Bolivia. El Salar de Uyuni es el salar más grande del planeta con una extensión de sal que se formó tras la sequía de un lago prehistórico. Ubicado en la cordillera de los Andes, en Bolivia, el Salar de Uyuni cubre más de 6.000 kilómetros cuadrados creando una brillante estructura de sal y roca que se extiende por el paisaje.

La Ola, Arizona

Un sitio natural sacado directo del mundo de Dune, encontrado en Arizona, La Ola no se parece a ningún otro lugar de la Tierra gracias a su extraña formación rocosa que parece haber sido hecha con un pincel enorme sobre las montañas. Causa de una erosión diferencial durante años, este espacio es ideal para visitar durante el amanecer o al atardecer, sin embargo, sólo lo pueden visitar 20 personas cada día ya que es tan frágil que las crestas pueden romperse.

La Costa de Nā Pali, Hawaii

La belleza de Hawái es innegable, con sus ocho islas impresionantes que atraen a incontables viajeros todos los años. Entre sus islas más hermosas se encuentra Kauai. ¿Lo más hermoso de esta isla? La Costa de Nā Pali, con acantilados de 4.000 pies y vistas fascinantes del Océano Pacífico. Ya sea en barco o helicóptero, si eres lo suficientemente afortunado para presenciar esta costa en persona te encontrarás un inolvidable sitio de grandeza natural.

El Oasis de Siwa, Egipto

Como cualquier paraíso, este lugar puede que no sea el spot más fácil de alcanzar pero sí el que más vale la pena. Ubicado en el desierto de Egipto, el Oasis de Siwa es una joya escondida que ofrece una espacio de relajación único. Accesible a través de las dunas, encontrar un lugar como este en medio del desierto es completamente increíble, ofreciendo un color único del agua y una vista espectacular.

Pozo de Darvazá, Turkmenistán

El destino más escalofriante de la Tierra es el cráter de gas de Darvaza, conocido como la “Puerta al Infierno”. Este crater tiene una dimensión de 29.87 metros de profundidad y 68.90 metros de diámetro. Creado en 1971, uno ingenieros soviéticos pensaron que este lugar era un sitio petrolero, por lo que comenzaron una perforación que causó el colapso del cráter, liberando un gas venenoso.

En su intento por contener la fuga, los científicos prendieron fuego al cráter pensando que las llamas se extinguirían con el tiempo. Sin embargo, las llamas de la Puerta al Infierno llevan ardiendo desde entonces, provocando este aterrador lugar.