Saltar al contenido

Lamentable guerra sucia a diputados federales por manifestar sus ideas: Gloria Tapia

 

-Recordó que a México le ha llevado mucho tiempo, esfuerzo e incluso vidas, el poder consolidar el estado democrático en que vivimos y las reglas que lo rigen

 

Resulta lamentable que en México se pretenda sustituir el debate de ideas por la guerra sucia, situación que, sin duda alguna, erosiona nuestra democracia, apuntó la diputada Gloria Tapia Reyes, vicecoordinadora del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la LXXV Legislatura del Congreso del Estado.

 

La diputada por el Distrito de Zitácuaro recordó que a México le ha llevado mucho tiempo, esfuerzo e incluso vidas, el poder consolidar el estado democrático en que vivimos y las reglas que lo rigen, por lo que resulta a todas luces condenable que hoy, desde las esferas del poder público se atente contra ello.

 

“El pretender anular al adversario a través de campañas difamatorias, que anulen su honorabilidad, su pensamiento, sus posturas políticas, es sin duda la forma más deleznable en el ejercicio de la política, y las y los mexicanos no podemos permitir que tales prácticas se normalicen”.

 

Apuntó que la manera en que hoy se persiguen las ideas en México es preocupante, prueba de ello es la cacería que se ha instrumentado de aquellos representantes populares que, en el ejercicio de sus libertades constitucionales, ejercieron su voto sobre una reforma presidencial sobre la que no coincidían y veían serios riesgos.

 

“Nuestra máxima norma en el país, establece que las y los diputados no pueden ser perseguidos por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus cargos y jamás podrán ser reconvenidos por ellas, no obstante, se ha emprendido una campaña de persecución incluso en tribunales, por opinar de manera diferente a quien hoy detenta el poder federal”.

 

Gloria Tapia señaló que la persecución por la manifestación libre de sus ideas ha derivado para legisladores federales en una guerra abierta y despiadada en su contra, invadiendo su esfera privada, y prefabricando historias que buscan aniquilarlos del escenario político nacional.