Enfermera roba tarjeta de crédito de paciente que falleció y la usa para compra frituras

De acuerdo con la policía, la mujer usó el plástico a poco menos de 20 minutos después de que se registró el fallecimiento del paciente, y continuó gastando de la tarjeta con el paso del tiempo.

Una enfermera robó la tarjeta de crédito de un paciente que acababa de morir de COVID-19 y la utilizó para comprar papas fritas y dulces en la máquina expendedora del hospital y posteriormente siguió usándola.

El suceso se registró en Birmingham, Reino Unido, donde cámaras de videovigilancia del Hospital Heartlands, donde laboraba la enfermera, captaron a la mujer, identificada como Ayesha Basharat de 23 años, comprando papas fritas en una máquina expendedora con el plástico robado.

Un doctor del nosocomio testificó que Ayesha utilizó la tarjeta de crédito 17 minutos después de que la mujer con coronavirus había muerto.

¿Cómo se dieron cuenta del robo?
La enfermera admitió el fraude y robo de la tarjeta. Según reveló la policía de West Midlands, fue en la sexta vez que Ayesha usó la tarjeta –que ya estaba bloqueada–, cuando fue detenida.

“Ella afirmó haberlo encontrado y confundido con su propia tarjeta, pero eran de diferentes colores y ella ignoró las reglas del hospital sobre la pérdida de propiedad de los pacientes”, explicaron las autoridades a BBC Mundo.

En tanto,  Andrew Snowdon, detective del caso, expresó que “el robo representa algo abominable por el abuso de confianza”.

Su familia de la fallecida, no había alcanzado a terminar los trámites funerarios cuando debieron a travesar la investigación (del robo de la tarjeta)”, señaló el oficial.

Información: BBC Mundo