¿Qué es la artrosis? aprende a identificar sus primeros síntomas

Kathy Quintero/ Giros Michoacán/ 25 de Noviembre 2021

La artrosis es una enfermedad degenerativa que afecta a las articulaciones y al cartílago. Se produce cuando el cartílago que protege y amortigua los extremos de los huesos se desgasta con el paso del tiempo.

La artrosis produce una cierta incapacidad en algunas personas, pero es difícil que provoque invalidez. A medida que la enfermedad avanza, los cartílagos desaparecen y se produce un dolor intenso. Entonces, el hueso reacciona creciendo por los lados y produciendo una deformación, a largo plazo.

Esta enfermedad afecta especialmente a las mujeres mayores de 55 años.

Los principales síntomas de artrosis más comunes son los siguientes:

  • Dolor articular
  • Dificultad en la movilidad
  • Crujidos en las articulaciones
  • Derrame articular
  • Rigidez
  • Deformidad de las articulaciones

El dolor articular, que es el síntoma más común, aparece al principio con el movimiento y cesa con el reposo, pero el agravamiento de la artrosis provocará que el dolor permanezca en reposo.

Para diagnosticar esta enfermedad, se debe realizar un examen físico para revisar diferentes aspectos de la articulación afectada como: sensibilidad, inflamación, flexibilidad y enrojecimiento.

Por otro lado, se deben realizar una serie de pruebas por imágenes, como las siguientes:

  • Radiografías
  • Imágenes por resonancia magnética.
  • También se pueden realizar análisis de laboratorio, como análisis de sangre para descartar otras causas de dolor articular, o análisis del líquido sinovial para detectar y determinar si el dolor es causado por gota o una infección en lugar de por artrosis.

Actualmente no se conocen con exactitud las causas de aparición de la artrosis, pero existen una serie de factores de riesgo asociados a la misma:

  • Genética: en más del 60% de los casos la herencia genética influye en la aparición de artrosis.
  • Actividad física: los deportistas y personas que mantienen una actividad física elevada tienen un mayor riesgo de padecer artrosis.
  • Jornada laboral: los trabajadores que repiten movimientos articulares en su jornada laboral pueden desarrollar a largo plazo un desgaste de las articulaciones y sobrecarga articular, que puede desencadenar artrosis.
  • Menopausia: la artrosis afecta más a mujeres que han llegado a la menopausia, y esta situación se debe a la disminución de estrógenos que se da en esta etapa.
  • Lesiones: las fracturas y traumatismos en las articulaciones pueden influir en desencadenar la artrosis.
  • Obesidad: aunque no interfiere directamente en la aparición de la artrosis, la obesidad influye en el desgaste articular y por tanto en la progresión de la enfermedad.

Para evitar su aparición, es necesario evitar los factores de riesgo y, por tanto, prevenir la artrosis es muy importante seguir una alimentación equilibrada, así como realizar ejercicio habitualmente, pero de forma moderada, evitando el desgaste de las articulaciones. 

El especialista o médico recomendará al paciente una serie de ejercicios a realizar, adaptados a su situación y capacidades, con ayuda de un fisioterapeuta, y de tratamientos farmacéuticos mitigar las molestias a quien la padece.