Saltar al contenido

LAURA PAUSINI EN POLÉMICA

Laura Pausini acudió anoche al programa ‘El Hormiguero’ para presentar, junto a sus compañeros Luis Fonsi, Antonio Orozco y Pablo López, la nueva edición del concurso musical ‘La Voz’, cuya versión española cumple nada menos que diez años. Lo que debería haber sido una entrevista ligera y repleta de momentos de diversión, ha desembocado en una agria polémica, avivada en las redes sociales, acerca de las preferencias políticas de la intérprete italiana.

La artista se negó a unirse al resto de la mesa en una divertida interpretación de la canción ‘Bella Ciao’, popularizada en tiempos recientes por la serie ‘La casa de papel’. En su lugar, y tras explicar brevemente los motivos de su sorprendente decisión, Laura optó por entonar varios versos de la más romántica ‘Cuore Matto’. “Es una canción muy política, y yo no canto canciones políticas”, señaló sobre el mítico tema de los partisanos italianos que lucharon contra el régimen de Benito Mussolini y contra la ocupación nazi de Italia en el marco de la II Guerra Mundial.

La que fuera portavoz del PSOE y vice secretaria general, Adriana Lastra, fue una de las primeras personalidades en criticar abiertamente a Laura Pausini por su aparente desprecio a semejante símbolo del movimiento antifascista, representativo de una resistencia que incluía a voluntarios procedentes de todo el espectro ideológico.  “Negarse a cantar una canción antifascista dice mucho de la señora Pausini, y nada positivo”, escribió la diputada asturiana en su perfil de Twitter, haciéndose eco de una noticia que ha sido recibida con el mismo nivel de indignación por amplios sectores de la esfera virtual.

Tras percatarse del fuerte debate que se ha montado en las redes sociales, la propia Laura Pausini ha salido a la palestra tuitera para expresar su enfado ante las insinuaciones que se están haciendo sobre su posicionamiento político, indicando que su postura con respecto a ‘Bella Ciao’ se aplica a cualquier canción que se incline a un lado u otro de la balanza ideológica.  “No canto canciones políticas, ni de derecha ni de izquierda. Lo que pienso de la vida lo canto desde hace 30 años”, ha manifestado justo antes de aclarar, aunque no siente que haya necesidad alguna de hacerlo, su visión sobre el fascismo.

“Que el fascismo sea una vergüenza absoluta me parece obvio para todos. No quiero que nadie me use para propaganda política. No se inventen lo que no soy”, ha sentenciado en su demoledora respuesta.