Saltar al contenido

LA PUBERTAD AFECTO A STRANGER THINGS

El actor de 17 años tenía tan solo diez cuando empezó a trabajar en ‘Stranger things’ y eso implica que ha crecido literalmente delante de las cámaras dando vida a Will Byers, uno de los niños protagonistas. El problema es que el tiempo no pasa de la misma manera en la realidad que en la ficción, así que su físico acabó convirtiéndose en un problema según aumentaba la diferencia de edad creciente entre su yo real y su personaje.

“Recuerdo que en una ocasión uno de los productores se me acercó y me dijo: ‘Noah, ¿hay alguna manera de que puedas hablar en un tono más agudo y encorvarte solo un poco? Necesitamos que mantengas la inocencia que tenías en la primera temporada'”, ha confesado en una entrevista con la revista Flaunt.

Su reacción fue la esperada: no supo qué responder porque su voz estaba cambiando y no podía hacer nada al respecto. Por suerte, en su última temporada la serie de Netflix’ presenta a sus protagonistas como adolescentes en su primer año de instituto, así que la distancia se ha reducido un poco.

En su caso, Noah acaba de terminar esa etapa de su educación y se ha pasado el verano trabajando como socorrista antes de comenzar en la Universidad de Pensilvania, donde compartirá dormitorio con otros estudiantes de primer año, para asistir a la escuela de negocio.

“He crecido con una vida normal, con amigos normales y cosas fuera de ‘Stranger Things’, así que he mantenido con los pies en la tierra”.